martes, 10 de diciembre de 2013

LA RESURRECCIÓN EN EL ARTE


Las Catacumbas

Después de la ascensión de Jesucristo, la predicación de su mensaje recayó sobre sus discípulos. Para los líderes romanos, la difusión del Cristianismo planteaba una amenaza para los valores e intereses del Imperio. Por lo tanto, fueron perseguidos y torturados públicamente de muchas maneras diferentes. Para redimir y orar por sus mártires, los cristianos empezaron a enterrarlos en las llamadas catacumbas.

Las catacumbas son cementerios cristianos excavados en galerías subterráneas ante las dificultades para extenderse en superficie. Los cuerpos se enterraban en nichos rectangulares excavados horizontalmente en los muros de los estrechos pasillos bajo tierra, que formaban un complicado laberinto. A veces, se escavaba una pequeña habitación o se aprovechaba el fondo de una galería para enterrar a alguien más importante (cubículo). Sobre el sepulcro se excavaba en el muro un arco para destacar su importancia (arcosolio). Los cubículos y arcosolios estaban, con frecuencia, decorados con frescos que tomaban escenas bíblicas y reproducían temas basados en los sacramentos. Durante las persecusiones, los cubículos sirvieron como refugio para celebrar la Eucaristía. 

El Buen Pastor junto a
los pavos reales
Estas representaciones pictóricas estuvieron condicionadas por diferentes factores. Entre todos destacaron la situación de clandestinidad, ya mencionada, y la herencia anicónica y antimaterial del mundo judío, que rechazaba las imágenes y representaciones del mensaje bíblico. Ambos factores, unidos al gran sentido simbólico y expresivo del mundo oriental y al neoplatonismo, hacen que se acabe imponiendo el uso de las imágenes con fines didácticos (no estéticos) para plasmar gráficamente los conceptos de la nueva fe, utilizando para ello el lenguaje artístico de la tradición clásica. Un lenguaje que se fue depurando concentrando la atención en lo estrictamente esencial, en la clara transmisión de los contenidos de una fe en la que sobra todo lo que no es "idea", todo lo accesorio. 

El mensaje más importante que tenía el Cristianismo que transmitir al pagano era la superación de la muerte, por eso los temas elegidos giraban en función de la Resurrección, de la vida eterna, adquirida gracias a Cristo. No se inventan modelos nuevos, sino que se utilizan los que conocían del mundo romano pero dotándolos de un nuevo contenido cristiano. Por ejemplo, el prototipo de Orfeo y Eurídice, que baja al infierno a liberar el alma; o Eros y Psiquis, símbolo del pecador errante que busca a Dios. Es un arte muy sencillo, a veces de escasa calidad, muy esquemático, donde se recurre a "imágenes signo", comprensibles sólo para los miembros de la comunidad. 

Sobre las paredes blancas o amarillas, se trazaban líneas verdes o rojas que envolvían las composiciones. Aparecían pocas figuras, no es una pintura en perspectiva ni paisajística. La técnica que seguían era casi siempre "al fresco", sobre la cal se extendía el estuco y sobre éste aún fresco, sin fraguar, se pintaba con colores minerales disueltos con agua. Este tipo de trabajo exigía rapidez, no había tiempo para detalles ni concesiones. 

Por lo que respeta a los símbolos que representaban la Resurrección de Cristo, destacaban: 
  • El pavo real, parte del significado pagano de icorruptibilidad para entenderlo como símbolo de la vida eterna y de la inmortalidad del alma, y de la nueva vida que obtenemos con el bautismo.
  • El ave fénix, que renacía de sus cenizas. Un mito oriental en el que la Iglesia se apoyó como emblema de la transformación de Cristo y del cristiano, del paso de su estado terreno y pasajero al estado inmutable, más allá de la muerte. "Triunfa por la muerte", muere engrendando resurrección. Necesita morir para renacer.
  • El delfín junto al anda, simbolizando la Muerte en la cruz, por su analogía con el anda, y la Resurrección por el comportamiento del delfín, que salta sumergiéndose y emergiendo del agua. Así como el delfín guía las embarcaciones perdidas, Cristo guía a las almas de los cristianos a la salvación. 
  • Jonás y la Ballena
  • Otros temas del Antiguo Testamento, como Daniel en el foso de los leones o Jonás y la Ballena. Símbolos de la salvación por la fe. Muy divulgada fue la iconografía de Jonás, que fue tragado por el monstruo Leviatán permaneciendo en su vientre hasta su salvación. Tres días y tres noches, del mismo modo que Cristo resucitó a la muerte. 
  • El Crismón, es el monograma de Cristo (símbolo formado por letras entrelazadas que se usa como abreviatura), formado por las dos letras en mayúsculas de su nombre en griego: (XP) ristos. A veces también se le añaden las letras Alfa y Omega, para indicar, siguiendo el Apocalipsis (1, 17; 22, 13) que Cristo es el principio de donde se origina y el fin a donde culmina la historia. En el arte Paleocristiano se utilizaba con frecuencia el Crismón en lugar de la figura de Cristo, rodeándolo de una corona como símbolo de victoria.

Cuenta la leyenda que Constantino el Grande soñó la víspera de la Batalla de Puente Milvio (312) con el Crismón cristiano junto con la frase In hoc signes vinces (Con este símbolo vencerás). Al día siguiente lo colocó en los estandartes de su ejército y ganó, convirtiéndose en emperador. Un año después se publicaba el edicto de Milán, que autorizaba la práctica pública de la religión cristiana en el Imperio Romano. El Cristianismo salía de las catacumbas para pasar a edificar basílicas y extenderse por todos los ámbitos de la vida romana.   

Iván García de Quirós


No hay comentarios:

Publicar un comentario