miércoles, 30 de abril de 2014

FERIA 2014


Un año más la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría estará presente en la Feria de Primavera y del Vino Fino. 

Un año más la Caseta La Misma Gloria estará en la Avda. de Cádiz, donde siempre, para disfrutar de la Feria por todo lo alto. 

Hagamos que sea un punto de encuentro donde se reúnan todos los hermanos y amigos de esta Hermandad. 


Para ello, un año más, nuestra Hermandad saca a la venta tickets de cinco jarras de Rebujito por 20€. Si estás interesado ponte en contacto con nuestro Tesorero, D. Sergio Matiola González, en el teléfono 686 632 145 o con nuestro Hermano D. José Manuel Alonso Montes en el teléfono 600 225 625. También puedes dirigirte a nuestra casa de Hermandad, sita en C/Santa Fe, 57. 


¡NO TE QUEDES SI TU TICKET Y VEN A VIVIR LA FERIA A LA MISMA GLORIA!

 

 

lunes, 28 de abril de 2014

ORACIÓN


La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría convoca a sus hermanos y hermanas, así como a todos los fieles que se quieran unir a la celebración de una Oración delante de nuestros Sagrados Titulares, en la Capilla de la Hermandad. 

La Oración será el próximo sábado 3 de Mayo de 2014 y comenzará a las 17h, entrando en la Iglesia Mayor Prioral por la puerta de la Sacristía. Tras el acto de Oración nos trasladaremos a nuestra Casa de Hermandad, donde realizaremos una convivencia.



domingo, 27 de abril de 2014

PREGÓN DE 2002



Y tras la muerte, la resurrección. Sin la cual, como dice San Pablo, vana sería nuestra esperanza. En jubilosa mañana del Domingo Pascual se resume el principio y el fin en la Cruz, una Cruz que es cátedra de Amor, de Perdón, de Humildad, de Misericordia…

Y los Ángeles nos dirán en el texto del Evangelio: “No busquéis entre los muertos a Aquel que está vivo”.
El Puerto que no sólo procesiona el dolor y la muerte, sino también la gloria y el gozo en la Resurrección.

Y resucitó al tercer día
De entre los muertos subió.
Las aguas se hicieron mansas
Y los pájaros cantaron
Y la bonanza llegó.

Con tu Padre a la derecha,
Tu gobiernas nuestras almas
Y nos guías el camino
Que nos lleva a su planta.

Aleluya en los cielos,
En las torres y en las plazas.
Que las campanas se oigan,
Que repiquen alabanzas.
Que el Cristo que nos dejó
Nos inunda con su gracia.

Ya se ha ido el aroma de la saeta… pero aquí, en El Puerto, dejó el maravilloso sabor de su selecta fragancia cofradiera.
El Puerto se hace más puro y sereno entre los aires de las marismas y los infinitos duendes de los esteros.
Y ya detrás del Resucitado no va el dolor sino la Alegría de su Madre querida.

La puerta de la prioral
Huele a jazmín y azucena.
Va a salir la Alegría,
Madre que no tiene pena.

Envuelta en olor celestial
Aparece la Señora.
Va a salir la Alegría
Y a todos nos enamora.

Música, palmas y cantes
Incienso, ceras y flores.
Va a salir la Alegría
Que canten los ruiseñores.

Tu peana es relicario,
Tu palio noche de estrellas.
Va a salir la Alegría
Y entre todas la más bella.

Vuelve a todos tu mirada
Y cólmanos de fantasía.
Ya está en la calle la Señora
Que es la Virgen de la Alegría.

Atrás habrá quedado para siempre el recuerdo de estos días, días de dolor, de amargura, de pena, de pasión, de llanto, de quejíos… y de Soledad.

Quiere mi Pregón terminar
Cuando Jesús Resucita
Porque ya terminó la Pasión
Y es Domingo de sonrisas.
Gorriones, Ruiseñores
Gaviotas y golondrinas
Vuelan por el azul cielo
Esperando la visita
De esa Virgen de los Milagros,
Madre y Virgen tan bonita.

Ya no te llamarás Desconsuelo
Ni Soledad de María.
Y tu Dolor y Sacrificio
Se trocará en Alegría.
Y tu Gracia y Esperanza
Será tu entrega Bendita.
Que Amargura tu no tienes,
Que tu Piedad es infinita
Y aunque tenga mil Dolores,
Estás llena de vida.

Mayor Dolor ya no hay,
Sino cincuenta avemarías
De un Rosario que, cuenta a cuenta,
Llega a una blanca ermita,
Donde tu Consolación y Lágrimas
Será Rocío de las marismas
Por eso todas las dolorosas
Dirán como el magníficat:
Todas las generaciones
Me llamarán bendita.

Yo te pido Virgen de los Milagros,
Virgen tan guapa y linda,
Cuando cierro las páginas
Y mi pregón ya termina,
Que se acabó ya la Pasión.
Muéstranos tu Sonrisa
Que Jesús ya resucitó
Como dijo: ¡AL TERCER DÍA!



Isaac Manuel Velázquez.
Texto extraído del libro del Pregón 
editado por el Consejo Local de 
Hermandades y Cofradías.



sábado, 26 de abril de 2014

SECCIONES



Mañana, como cada 27 de cada mes, os presentamos una nueva edición de la sección Pregón de... 

En esta ocasión será lo pronunciado por el cofrade gaditano D. Isaac Manuel Velázquez Gómez, el Domingo de Pasión 17 de Marzo de 2002, en el Auditorio Municipal San Miguel, sito en la C/Virgen de los Milagros. 

El pregón va día a día, Hermandad a Hermandad, terminando por la Hermandad del Resucitado. 

El presentador del Pregonero fue D. Francisco Luis López Estevez.



jueves, 24 de abril de 2014

CONSEJO LOCAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS - JUEVES EUCARÍSTICOS



El Consejo Local de Hermandades y Cofradías, en colaboración con las Hermandades y Grupos Sacramentales, ha organizado Los Jueves Eucarísticos, como preparación a la Festividad del Corpus Christi.

El primer Jueves Eucarístico, sera hoy 24 de Abril en la Capilla del Sagrado Corazón y estará dirigido por el Apostolado de la Oración.

La exposición del Santísimo será de 10:30 a 13:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas, comenzando a esta hora la Sagrada Eucaristía.



martes, 22 de abril de 2014

NO PUDO SER


El pasado domingo 20 de abril de 2014, la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría debía realizar su salida procesional por las calles de El Puerto de Santa María, pero las inclemencias meteorológicas lo impidieron. 

La Ciudad amaneció con lluvias y muchas nubes que adelantaban la triste noticia, pero no fue hasta unos minutos antes de las 10h, cuando la Junta de Gobierno se reunía en Cabildo de Oficiales Extraordinario para tomar la decisión de suspender la Salida Procesional (Estación de Gloria). 

D. Víctor Manuel García Ruiz, Hermano Mayor, fue el encargado de anunciar la decisión a todos los hermanos presentes que se disponían a realizar su oración por las calles de la Ciudad.

Acto seguido, dio comienzo el rezo del Vía Lucis, dirigido por nuestro hermano D. Daniel Cías Gutiérrez.  

Es el segundo año, de forma consecutiva, que la Hermandad no procesiona por estos motivos. 



En la mañana del sábado, la Hermandad recibió la visita del Excmo. Sr. Alcalde, D. Alfonso Candón, junto al Concejal de Cultura y Fiestas, D. Millán Alegre, y el Presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, D. José Manuel Castilla. 

En la tarde del Viernes Santo, nuestra Hermandad fiscalizó a la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y San Francisco de Paula. 

Ahora empieza el camino al Domingo de Resurrección 2015, el próximo 5 de abril de 2015. 


FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN



Fotografías de José Manuel Alonso Montes



domingo, 20 de abril de 2014

DOMINGO DE RESURRECCIÓN


                                                                 Como un rayo de sol,
                                                                 Valiente en la amanecida…
                                                                 Sales por la Plaza de España
                                                                 El día de tu Salida…

                                                                 Cruzando la Puerta del Sol,
     Tu Pueblo te está esperando,
     Ya terminó la Pasión…
     Y te quieren ver Resucitando…

     Mostrando el Triunfo de la Vida,
     A todos los Portuenses,
     A un pueblo que siempre te espera,
     En la Plaza de España siempre presentes…

     La Alegría que es tu Madre,
     Con bello rostro nos enamora,
     Con esa su Dulce Mirada,
     Mirada de Madre Redentora…

     Que es hoy tu Hijo, Alegría,
     El que por el Puerto esta Resucitando,
     Que es hoy tu Hijo,
     Al que los Portuenses están rezando…

     Ya terminó la Pasión,
                                                                 El Dolor de nuestro Padre,
                                                                 Por las calles del Puerto,
                                                                 Durante una semana procesionó…

                                                                 Levantémonos con Alegría,
                                                                 Que hoy es Domingo de Resurrección,
                                                                 El gran día de los Cofrades,
                                                                 Porque el Mesías…Resucitó


Jesús Andrades García.
Fotografía de Germán Arjona Cabrera.



sábado, 19 de abril de 2014

VIGILIA PASCUAL


El Sábado Santo (denominado hasta la reforma litúrgica de 1955 Sábado de Gloria) es el nombre que algunas denominaciones cristianas dan al sábado de la semana del primer plenilunio de primavera (boreal). 

Es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con las segundas Vísperas del Domingo de Resurrección, culminando así para los cristianos la Semana Santa. Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. Es la conmemoración de Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. Una vez ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual.

Esta celebración litúrgica donde conmemoramos la Resurrección de Jesús y tiene lugar en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección. Es la celebración más importante del año, y se realiza con la máxima solemnidad.

En el transcurso de la Noche Santa participamos en el misterio pascual por medio de la celebración de los sacramentos del Bautismo y de la Eucaristía. En la segunda misa de Pascua, damos gracias por la vida nueva, cuya fuente nos ha sido abierta por la Resurrección de Cristo.

Hoy es la fiesta de las fiestas y el día de Cristo el Señor por excelencia. Hoy, Jesús vencedor de la muerte y del pecado, se manifestó a los suyos; hoy se dio a conocer a sus dos discípulos en el camino de Emaús por medio de la fracción del pan: hoy confirió el Espíritu Santo a sus Apóstoles para la remisión de los pecados y los envió al mundo para ser sus testigos. Como consecuencia de todo esto, cantamos.

Los sacerdotes y diáconos están revestidos de ornamentos blancos, señal de alegría por la Resurrección del Señor, aunque normalmente, el sacerdote celebrante suele vestir una casulla dorada debido a la gran solemnidad de la celebración que es al fin y al cabo, el centro del Año litúrgico.

Empiezan los oficios con el templo a oscuras, encendiéndose y bendiciéndose un fuego en el atrio, en un lugar fuera del templo. De ese fuego se enciende el Cirio Pascual, una enorme vela que simboliza a Cristo Resucitado. Acto seguido, se inicia la procesión del sacerdote y los ministros, y los fieles que esperan dentro del Templo encienden sus velas propias de la llama del Cirio, a medida que el diácono avanza con el cirio en alto por la nave central del Templo. El diácono se detiene en tres oportunidades para cantar: "Luz de Cristo", a lo que los fieles responden: "Demos gracias a Dios". Cada vez este canto se efectúa un tono más alto. 

Llegados al presbiterio, se coloca en el centro del mismo, junto al altar o junto al ambón, y el sacerdote lo inciensa tres veces. Se encienden algunas luces del Templo (quedando a media luz), y acto seguido, el diácono, el sacerdote celebrante o un cantor entona el Pregón pascual, antiguo himno alusivo a la noche de Pascua que proclama la gloria de la Resurrección de Cristo, que envolverá toda la liturgia de esta noche. En algunos casos, suele acompañarse de instrumentos musicales, como guitarra u órgano.

Luego continua con la Liturgia de la Palabra, en la que seminaristas o fieles seglares, proclaman siete relatos del Antiguo Testamento alusivos al plan salvífico de Dios, intercalados con salmos o cánticos del Antiguo Testamento (interpretados por un cantor) y oraciones (rezadas por el Sacerdote celebrante).

Por razones pastorales, puede reducirse el número de lecturas a tres, con sus respectivos salmos.

Tras estos sigue la Vigilia, el Sacerdote celebrante inicia la entonación del Gloria que no se había cantado desde que empezó la Cuaresma, (a excepción de la misa de la cena del Señor del Jueves Santo) junto con repique de las campanas de la torre de la iglesia y las campanillas de mano. 

Se encienden las restantes luces del Templo y los monaguillos encienden los cirios del altar tomando fuego del Cirio Pascual. Además, adornan los altares del Templo con arreglos florales, y si las imágenes del Templo estaban cubiertas con velos en este instante son descubiertas. En el caso del Gloria, se canta solemnemente y se acompaña con instrumentos corales: guitarras, órganos…etc.

Terminado el Gloria, el Sacerdote reza la Oración colecta, y en seguida un seminarista o un seglar procede a la lectura de un fragmento de la Epístola. Tras esta lectura y previo al Evangelio se entona de manera solemne el Aleluya, con su salmo del aleluya y se procede a proclamar el Evangelio.

Tras la homilía, tiene lugar la Liturgia Bautismal, en la cual se administra el Bautismo a los nuevos cristianos de ese año. Se bendice el agua de la pila bautismal con un rito de exorcismo especial y se cantan las Letanías de los Santos. También, los fieles presentes renuevan sus promesas bautismales, tomando de nuevo la luz del cirio pascual, y se los asperja con agua bendita. Si el celebrante principal es Obispo, puede administrar también el sacramento de la Confirmación a los fieles que se hayan preparado debidamente para ello.

Finalmente, se continúa la Misa con la liturgia eucarística de la manera acostumbrada. Se suele usar la Plegaria Eucarística I o Canon Romano, tratándose de una liturgia muy solemne. En el momento de la comunión, se acostumbra a realizar la Eucaristía bajo las dos especies. La procesión de comunión suele ser con cantos jubilosos, el que está mandado en el Misal es el "Magnificat".

Finaliza la eucaristía impartiéndose la bendición final, ya que la Vigilia Pascual es el fin del Triduo Pascual, puesto que la celebración comenzó con la misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, continuó con la Celebración de la Muerte del Señor el Viernes Santo y finaliza con la Vigilia Pascual en la madrugada del Domingo de Resurrección donde se imparte la bendición solemne. El envío (Ite missa est), en este día es solemnizado por el canto y por el doble aleluya que se añade.


José Manuel Alonso Montes



viernes, 18 de abril de 2014

VIERNES SANTO 



Viernes Santo de Vera Cruz y Santo Entierro, Viernes Santo de Consolación y Lágrimas y de Soledad. 

Las dos Hermandades más antiguas de la ciudad procesionan en la tarde noche del Viernes Santo portuense. 

Jesús muere ante su madre, a quién le acompaña San Juan Evangelista. 

"Mujer, ahí tienes a tu hijo" "Ahí tienes a tu madre".





Y tras la muerte llega el momento del Santo Entierro.Música de capilla y marchas fúnebres se escucharán por las calles de la ciudad para cerrar la Semana de Pasión. 

Las imágenes marianas transmitirán lo que sus advocaciones adelantan. Consolación y lágrimas ante la muerte de Jesús y la Soledad de María se queda sin su hijo. 





La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a las dos Hermandades que protagoniza el Viernes Santo en El Puerto de Santa María, que cumplan su itinerario con tranquilidad y den testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.


Fotografía de Emilio Arjona Moll



VIERNES SANTO


El viernes santo es un día de intenso dolor, pero dolor dulcificado por la esperanza cristiana. El recuerdo de lo que Jesucristo padeció por nosotros no puede menos de suscitar sentimientos de dolor y compasión, así como de pesar por la parte que tenemos en los pecados del mundo. En este día, se guardar ayuno y abstinencia de carne como penitencia.

La tarde del Viernes Santo presenta el drama inmenso de la muerte de Cristo en el Calvario. La cruz erguida sobre el mundo sigue en pie como signo de salvación y de esperanza.


El soldado que traspasó el costado de Cristo de la parte del corazón, no se dio cuenta que cumplía una profecía y realizaba un último, estupendo gesto litúrgico. Del corazón de Cristo brota sangre y agua. La sangre de la redención, el agua de la salvación. La sangre es signo de aquel amor más grande, la vida entregada por nosotros, el agua es signo del Espíritu, la vida misma de Jesús que ahora, como en una nueva creación derrama sobre nosotros.

En lugar de la Misa, se celebra la "Liturgia de la Pasión del Señor" a media tarde del viernes, de ser posible cerca de las tres de la tarde, hora en la que se ha situado la muerte del Señor en la cruz. Por razones pastorales puede celebrarse más tarde, pero no después de las seis de la tarde. La liturgia se divide en tres partes: liturgia de la palabra, adoración de la cruz y comunión.

El terno de este día es el rojo, en recuerdo de la sangre derramada por Jesucristo en la cruz. Los obispos participan en esta celebración sin báculo y despojados de su anillo pastoral. Antes de iniciar la celebración, el templo se presenta con las luces apagadas, y de no ser posible, a media luz. El Altar (y los laterales) se encuentran sin manteles ni adornos, mientras que a un costado de éste, ha de disponerse un pedestal para colocar en él la santa cruz que será ofrecida a veneración.

El comienzo de esta celebración es en silencio. El sacerdote se postra frente al altar, con el rostro en tierra, recordando la agonía de Jesús. El diácono, los ministros y los fieles se arrodillan en silencio unos instantes. El sacerdote, ya puesto de pie, se dirige a la sede donde reza una oración, se proclaman dos lecturas e intercaladas por un salmo.

Después de la segunda lectura, sin aclamación, se proclama el relato completo de la Pasión, en cuya lectura participan varias personas. La homilía es algo más breve de lo habitual debido a lo extenso del Evangelio.
Luego tienen lugar las peticiones, hechas hoy de manera solemne por la Iglesia, el Papa, los clérigos, fieles, gobernantes e incluso por los no católicos, los judíos y los ateos.

Después tiene lugar la veneración del Árbol de la Cruz, en la cual se descubre en tres etapas el crucifijo para la veneración de todos. El sacerdote celebrante va a los pies de la iglesia junto con dos personas que portan unos cirios y va avanzando con la cruz tapada con una tela oscura o roja y la va destapando mientras canta en cada etapa la siguiente aclamación: " Mirad el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la Salvación del Mundo", respondiendo los fieles "Venid a adorarlo", y todos nos arrodillamos unos momentos, de modo que al llegar al Altar queda totalmente descubierta. A continuación vamos en procesión, a venerar la Cruz personalmente, con una genuflexión (o inclinación profunda) y un beso (o tocándola con la mano y santiguándonos); mientras cantamos las alabanzas a ese Cristo de la Cruz.

Terminada esta parte, se coloca un mantel en el Altar y el celebrante invita a los fieles a rezar el Padre Nuestro como de costumbre. Se omite el saludo de la paz, y luego de rezado el Cordero de Dios, se procede a distribuir la Comunión a los fieles con las Sagradas Formas reservadas en el monumento el día anterior, o sea, Jueves Santo. Los feligreses comulgan desde 1955, cuando lo decidió Pío Xll en la reforma que hizo de la Semana Santa, hasta entonces sólo comulgaba el sacerdote.

La celebración culmina sin impartirse la bendición, al igual que en el día anterior ya que la celebración culminará con la Vigilia Pascual, y se invita a esperar junto a María la llegada de la Resurrección del Señor, pero mientras tanto, se produce un profundo silencio y meditación sobre la Muerte del Señor. A continuación los sacerdotes, diáconos y ministros se marchan en silencio a la sacristía. En esta acción litúrgica se recoge una colecta, destinada a financiar el mantenimiento de los Santos Lugares donde vivió Jesucristo.

El Viernes Santo es el único día del calendario litúrgico católico donde no se celebra la Misa, como luto por la muerte del Señor. Las campanas permanecen mudas, siendo sustituidas en algunos lugares por matracas de madera. Tampoco el órgano suena, excepto para marcar el tono, y se evita el canto polifónico.
La liturgia concluye con la oración después de la comunión, seguida por otra de bendición. Así se termina sin despedida ni canto final. El pueblo se retira en silencio.

El altar queda desnudo, el sagrario vacío, el presbiterio sin flores ni ornamentos de ninguna clase. Es el día en que la iglesia presenta un aspecto extremadamente austero. Nada distrae nuestra atención del altar y la cruz. La Iglesia permanece vigilante junto a la cruz del Señor.


José Manuel Alonso Montes



jueves, 17 de abril de 2014

JUEVES SANTO Y MADRUGÁ


Jueves Santo de realeza humilde, Madrugá de silencio marinero...

Humildad y Paciencia en la espera a la crucifición. Jesús va a ser crucificado y muestra Humildad, a pesar de ser un Rey. También la Paciencia que muchas veces no tenemos es mostrada en este paso de Misterio de la Real, muy antigua y fervorosa Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia, Nuestra Señora del Desconsuelo, San Juan Evangelista y San Pedro apóstol en sus tres negaciones.  

Jueves Santo de negaciones de San Pedro y de símbolos en la liturgia. Humildad en el lavatorio de pies de la celebración de los oficios, Desconsuelo ante lo que se le avecina a Jesús para redimir a los hombres de los pecados...



En la Madrugá portuense la Fervorosa, Ilustre y Antigua Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ánimas de San Nicolás de Tolentino, Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, San Juan Evangelista, Orden Tercera de Servitas y Santa Cruz de Jerusalén, volverán a la lonja marinera al encuentro de los pescadores. 

El Patrón de las Galeras Reales, renovará su compromiso de guiar a los pescadores portuenses durante, al menos, otros 450 años. 

La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a las dos Hermandades que protagoniza el Jueves Santo y la Madrugá en El Puerto de Santa María, que cumpla su itinerario con tranquilidad y den testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.


Fotografías de Emilio Arjona Moll
y de Germán Arjona Cabrera



JUEVES SANTO


El Jueves Santo Jesús cenó la Pascua con sus apóstoles o discípulos, siguiendo la tradición judía, ya que según ésta se debía de cenar un cordero puro y del año; con la sangre de éste se debía rociar la puerta en señal de purificación ya que si no se hacía así el ángel exterminador entraría a la casa y mataría al primogénito de esa familia…

Los oficios de Semana Santa llegan el Jueves Santo a su máxima relevancia litúrgica. En ésta tarde se da comienzo al Triduo Pascual que culminará en la vigilia, que conmemora en la noche del Sábado Santo al Domingo de Pascua, la Resurrección de Jesucristo.

El Jueves Santo se rememora la Institución de la Eucaristía en la Última Cena, celebración de los Santos Oficios, y el lavatorio de los pies realizado por Jesús a sus discípulos. Una vez que éstos han terminado se rememora la agonía y oración de Jesús en el huerto de los olivos (Getsemaní), la traición de Judas y el prendimiento de Jesús.

Los Santos Oficios del Jueves Santo se celebran en una misa vespertina en la tarde de dicho día al caer la tarde, a partir de la hora nona, (las tres de la tarde aproximadamente) que es la hora a la que termina el tiempo de Cuaresma.

Al comienzo de la celebración, el sagrario debe presentarse vacío y con la puerta abierta. El altar mayor, donde se celebrará la Santa Misa, se adorna con cirios, manteles y sin flores hasta la Resurrección.

Se inicia con la entrada procesional, encabezada por los acólitos, seguida por los ministros sagrados, finalizada por el celebrante principal, un Sacerdote u Obispo. Mientras tanto, el coro acompaña con cantos, pues ya ha terminado la Cuaresma y se va a celebrar uno de los momentos más importantes del año litúrgico, la Institución de la Eucaristía y el mandamiento del amor. Los cantos de esta celebración están enfocados a la celebración de la institución de la Eucaristía. El color de ésta celebración es el blanco.

En ésta celebración se canta de nuevo el "Gloria" a la vez que se tocan las campanas, y cuando éste termina, las campanas dejan de sonar y no volverán a sonar hasta la Vigilia Pascual en la Noche Santa. Asimismo cesan los instrumentos y el coro canta sin acompañamiento musical. Se usa la carraca para la consagración.

Las lecturas de éste día son muy especiales. Tras la homilía se procede al lavatorio de los pies. El celebrante quitándose la casulla, se acerca a los doce varones a modo de los doce apóstoles y en el que recuerda el gesto que realizara Jesús antes de la Última Cena con sus discípulos, a lavarles los pies. El lavatorio de los pies significa el servicio y el amor de Jesús que ha venido no a ser servido sino a servir. Recordemos que en occidente desde el siglo IV se realizaba el lavatorio de los pies en el rito del bautismo con el fin de que no se olvidaran que ser cristianos significa ser servidores a ejemplo de Jesús. Se efectúa entre la Homilía y el Ofertorio, omitiendo el Credo.

Monumento Jueves Santo
Hdad. del Juncal. 2011
Este día se consagra el pan suficiente para la comunión del Jueves y Viernes Santos. Una vez se ha repartido la Comunión, los ritos finales de despedida se omiten, sustituyéndolos por la procesión de traslado del Santísimo hasta el monumento eucarístico. Mientras se entona un cantico eucarístico, el Santísimo Sacramento se traslada desde el Altar donde se ha celebrado la Misa en procesión por el interior de la iglesia, al llamado "Altar de la reserva" o "Monumento", un altar efímero que se coloca ex-profeso para esta celebración, que debe estar fuera del presbiterio y de la nave central, debido a que en la celebración del Viernes Santo no se celebra la Eucaristía. Si el Sagrario no se encuentra en el presbiterio, se puede usar para esto el sagrario habitual ubicado en una capilla lateral. 

Al llegar al lugar de la reserva el celebrante inciensa al Santísimo de rodillas, cerrando posteriormente el sagrario. Tras un breve tiempo de adoración en silencio y tras hacer genuflexión los oficios finalizan de un modo tajante, ya que el sacerdote no imparte la bendición, pues la celebración continuará al día siguiente y se nos invita a conmemorar al día siguiente la muerte del Señor.

En algunas iglesias se celebra a continuación un sencillo acto de denudación de los altares, en el que los sacerdotes y ministros revestidos exclusivamente con la estola morada, retiran candeleros y manteles de todos los altares de la iglesia.

Durante la noche se mantiene la adoración del Santísimo en el "Monumento", celebrándose la llamada "Hora Santa" en torno a la medianoche, quedando el Santísimo allí hasta la celebración del Viernes Santo. Esta reserva recuerda la agonía y oración en Getsemaní y el encarcelamiento de Jesús, y por eso los sacerdotes celebrantes de los oficios piden que velen y oren con Él, como Jesús pidió a sus apóstoles en el huerto de Getsemaní.

Desde hace unos años, la Iglesia Católica celebra el Jueves Santo, el llamado Día del Amor Fraterno.
No toda la religiosidad de estos días puede limitarse a ver procesiones. También debemos participar en los Oficios y visitar al Señor, que nos espera en el sagrario.


José Manuel Alonso Montes.



miércoles, 16 de abril de 2014

MIÉRCOLES SANTO




Miércoles Santo de oración, de Gracia y Esperanza, de olivos... 

La Hermandad de Sagrada Oración de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto y María Santísima de Gracia y Esperanza procesiona en la tarde noche de hoy. 

Los apóstoles se quedarán dormidos mientras Jesús pide al Padre por todos los portuenses y nos pedirá que le acompañemos en esta oración del Miércoles Santo. 

Esperanza será esta Hermandad, en este Miércoles, Santo para todos los cofrades.


La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a la Hermandad que protagoniza el Miércoles Santo en El Puerto de Santa María, que cumpla su itinerario con tranquilidad y de testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.


Fotografía de Emilio Arjona Moll



martes, 15 de abril de 2014

MARTES SANTO




Martes Santo de contrastes, de silencio y de música, de cautivo y de muerte, de Dolor y Sacrificio y de Piedad... Martes Santo portuense.

Jesús es cautivo y camina por las calles de El Puerto de Santa María en silencio, esperando el encuentro con el callejón espelete, donde, cada año, es esperado por los vecinos del barrio alto.

Dolor y Sacrificio de los portuenses en este Martes Santo, que pasan del cautiverio a la muerte en cuestión de minutos.



De allí se irá al Castillo de San Marcos a ser crucificado, donde se vivirán momentos que quedarán grabados en la memoria de los cofrades portuenses. La Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de la Piedad vuelven a mostrar la muerte de Jesús en nuestra Semana Santa.

Dos estilos muy distintos para el Martes Santo portuense...




La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a las dos Hermandades que protagoniza el Martes Santo en El Puerto de Santa María, que cumplan su itinerario con tranquilidad y den testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.



MISA CRISMAL


La misa Crismal es la que preside cada obispo en la Catedral de su diócesis. Es la máxima representación de la plenitud de su sacerdocio y del ejercicio de su potestad. Rodeado del presbiterio, del que es cabeza, de los diáconos, de los religiosos y del pueblo de Dios al que pastorea como guía y maestro, hace presente a la Iglesia Madre.

Se trata de una celebración relacionada directamente con el Jueves Santo, pero que por razones prácticas, para que participen el mayor número de presbíteros diocesanos suele celebrarse en los días anteriores. Es la misa de la renovación de las promesas sacerdotales y de la bendición de los oleos sagrados que al término de la misa los párrocos recogen para llevar a sus parroquias.

La misa Crismal que celebra el obispo con todos los presbíteros de la diócesis, es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del Obispo y como signo de la unión estrecha de los presbíteros con el.

En esta solemne eucaristía se consagra el Santo crisma y se bendicen los óleos de los catecúmenos y la unción de los enfermos.

CHRISMA
El santo Crisma, es el óleo perfumado que representa al Espíritu Santo, que el presbítero nos impregna en el pecho el día de nuestro Bautismo, de nuestra confirmación, en la ordenación de los diáconos, sacerdotes y obispos.

El aceite con bálsamo mezclado que el obispo consagra se llama Crisma, palabra que proviene del latín chrisma, que significa unción.

OLEUM CATECUMENORUM
La liturgia cristiana ha aceptado el uso del Antiguo Testamento, en el que eran ungidos con el óleo de la consagración, los reyes, sacerdotes y profetas, ya que ellos prefiguraban a Cristo, cuyo nombre significa “el ungido del Señor”.

Con el óleo de los catecúmenos se extiende el afecto de los exorcismos, pues los bautizados se vigorizan, reciben la fuerza divina del Espíritu Santo, para que puedan renunciar al mal, antes de que renazcan de la fuente de la vida del bautizo. Este aceite es un jugo untuoso de color verde amarillento que se extrae del olivo o de otras plantas. 

ÓLEUM INFIRMORUM
El oleo de los enfermos, cuyo uso etestigua el apostol Santiago, remedia las dolencias del alma y cuerpo de los enfermos, para que puedan soportar y vencer con fortaleza el mal y conseguir el perdón de los pecados. 

Esta unción le recuerda al enfermo o agonizante que su enfermedad, limitación o dolor no son castigos divinos, sino que, por el contrario, Dios le acompaña y ayuda en su situación, necesidad y sufrimiento. 

Cuando concluye la celebración de la Santa Misa Crismal, los Santos Óleos se distribuyen a todas las parroquias. Cada párroco o encargado de alguna iglesia lleva los Santos Óleos a su comunidad parroquial. 


José Manuel Alonso Montes.



lunes, 14 de abril de 2014

LUNES SANTO



Lunes Santo, lunes de camino a la Cruz, lunes de recogimiento, lunes de silencio, lunes de negro. 

La Real, Sacramental y Franciscana Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos y San Francisco de Asis, inician el camino a la cruz de los cofrades portuenses. 

Nos muestran la Imagen de Jesús ayudado por Simón de Cirene en su camino a la crucifixión. 




La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a la Hermandad que protagoniza el Lunes Santo en El Puerto de Santa María, que cumpla su itinerario con tranquilidad y de testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.


Fotografía de Emilio Arjona Moll



    

domingo, 13 de abril de 2014

DOMINGO DE RAMOS



Domingo de Ramos, domingo de fiesta, de algarabía, de niños por las calles, de revuelo para recibir al hijo de Dios que llega en una burra a Jerusalén. 

También llega a El Puerto de Santa María, acompañado de los hermanos de la Hermandad de la Entrada de Jesucristo en Jerusalén y Nuestra Señora de la Entrega y todos los portuenses se acercarán, con sus palmas, a San Marcos para recibirlo y empezar a vivir la Pasión. 


Pero la tarde se volverá fría, la alegría pasará a sufrimiento, porque desde San Marcos a San Joaquín llegarán los azotes de la Flagelación.  

La Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Flagelación, María Santísima de la Amargura, San Joaquín y Santa Ana nos traerán la escena de Jesús flagelado y atado a la columna. 

Domingo de Entrega y de Amargura. De palmas y de azotes, de barrios, de inicio de la Pasión. Domingo de Ramos. 



La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere desear buena Estación de Penitencia a las dos Hermandades que protagonizan el Domingo de Ramos en El Puerto de Santa María, que cumplan sus itinerarios con tranquilidad y den testimonio público de Fe, así como ofrecer la catequesis plástica que rinden las Hermandades cada Semana Santa.     

Fotografías de Emilio Arjona Moll




DOMINGO DE RAMOS


Se conoce como Domingo de Ramos a la conmemoración de la entrada de Jesús de Nazaret en Jerusalén para dar comienzo así a su pasión y muerte en la cruz. Dicho domingo da inicio a la Semana Santa.

La liturgia de este día es de las más intensas de la Semana Santa y del año litúrgico que junto con las del Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección forman las celebraciones principales del año. 

La liturgia del Domingo de Ramos comienza con la bendición de las palmas y ramas de olivo. El pueblo de Dios junto a los presbíteros entran en procesión a celebrar la Misa. El color de éste día es el rojo, que representa a Jesús como rey en su entrada triunfal en Jerusalén. 

Al llegar la procesión a la iglesia el sacerdote se quita la capa pluvial si la lleva y venera al altar. A continuación dice la oración colecta, omitiendo todos los ritos iniciales.

Este domingo tiene misa propia, con prefacio específico y tres lecturas, entre ellas se proclamará la historia de la pasión del Señor, en la que el celebrante será ayudado de dos lectores: el celebrante hace de Cristo, otro de cronista y otro del resto de personajes para narrar este evangelio, que incluso se puede escuchar sentado por lo amplio de su lectura. Al Evangelio no se le acompaña con cirios ni incienso, ni se hace la salutación inicial ni se signa el libro.

Otra peculiaridad es que, en este día y como excepción, se admite que lectores laicos proclamen el Evangelio, reservando el papel de Cristo al sacerdote. En este caso los laicos no reciben la bendición del sacerdote, que si recibirían los diáconos.

La homilía posterior debería ser necesariamente breve. Por lo que respecta a la liturgia eucarística y ritos finales no hay novedad y se realizan como en una Misa normal. Se puede impartir la bendición solemne.

Para finalizar diremos que el nombre de este domingo es “Domingo de Ramos en la Pasión del Señor” aunque por tradición se siga llamando al domingo anterior a Ramos como Domingo de Pasión, cuando su nomenclatura correcta sería Quinto Domingo de Cuaresma.

A partir de esta solemne celebración la iglesia comienza a celebrar la semana santa, aunque el Lunes santo, Martes Santo y Miércoles Santo pertenecen al tiempo cuaresmal, pero están caracterizados por los últimos acontecimientos de la vida del Señor.

En la mañana del Martes Santo, en nuestra Diocesis de Asidonia – Jerez nuestro obispo celebra, junto con su presbiterio, la Misa Crismal o de los Santos Oleos, en la santa Catedral.



José Manuel Alonso Montes.




viernes, 11 de abril de 2014

VIERNES DE DOLORES



Hoy es un día muy señalado en el calendario cofrade. En muchas ciudades procesionan Asociaciones Parroquiales o Juveniles y se realizan Vía crucis con imágenes por las calles. 

Son los inicios de la Semana Santa. En El Puerto de Santa María se vive de una forma muy especial. Por la mañana desde algún colegio religioso se organiza una procesión de niños y por la tarde procesiona la Asociación Juvenil de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento y María Santísima del Perdón. 

También, desde la Parroquia de San Francisco, se realiza el Vía Crucis del Apostolado de la Oración de esta Parroquia con la imagen de la Virgen de los Dolores.

 Y a partir de las 20,45h, desde la Iglesia Mayor, nuestra Hermandad se unirá al Vía Crucis Parroquial con el Santísimo Cristo del Perdón. 


Desde este blog queremos desear a las tres corporaciones religiosas que se lleven a cabo sus actos piadosos por las calles de El Puerto de Santa María para mayor Gloria de Dios y su Santa Madre.



  

jueves, 10 de abril de 2014

LA RESURRECCIÓN EN EL ARTE


Cristo Resucitado entre San Andrés y San Longinos

A lo largo de la historia del arte son frecuentes las representaciones de Cristo fuera de su propio contexto iconográfico. Este es el caso de la obra que traemos este mes. Se trata de un grabado del pintor cuatrocentista italiano Andrea Mantegna, fechado en torno a 1470, y que, como su propio nombre indica, muestra a Cristo Resucitado acompañado de los santos patronos de la ciudad de Mantua. Es de los pocos grabados que tenemos la certeza pertenece a su propia mano, ya que se le atribuyen muchos pero la mayoría seguramente fueron realizados por su círculo próximo. 

A la izquierda podemos ver a San Andrés, portando entre sus manos su atributo iconográfico. En este caso, y  frente a la típica cruz en forma de aspa, lleva una cruz latina que permite dotar de mayor profundidad a la imagen. A la derecha encontramos a San Longinos con una lanza en las manos. Se supone que su cuerpo fue hallado en Mantua junto con la Santa Esponja que se empapó con la sangre de Cristo al darle de beber vinagre en el Gólgota. Sólo gracias a una aparición de San Andrés, los mantuanos pudieron encontrar el cuerpo del centurión romano martirizado en el año 35, así como las reliquias. En el centro del grabado aparece Cristo Resucitado triunfante bendiciéndoles. Detrás podemos ver la tumba abierta y un casco romano en alusión a los guardias que han huido. Mantegna refleja un Cristo todopoderoso, de otro mundo, que se percibe como con una nueva piel. En Él destaca su vigor y su juventud, frente al tratamiento de ancianos otorgados a los santos patronos. Con su mano izquierda sostiene el estandarte de nuestra fe.

La figura humana clásica fue una de las obsesiones de Mantegna, quien reflejaba en sus obras cuerpos de proporciones perfectas, sólidos y de gran expresividad. Su formación la obtuvo del contacto directo con las piezas de la Antigüedad Clásica, frecuentando los anticuarios donde prestaba especial atención a la pintura y al arte de la Antigua Roma. Sus experimentos con la perspectiva le permitieron llevarla a nuevas fronteras nunca antes vistas, bajando el horizonte para crear un mayor sentido de la monumentalidad. Su difícil invención conocida como sotto in su (captar la perspectiva de abajo hacia arriba), que tan magistralmente vemos aplicada en el pie derecho de San Andrés sobresaliendo de la escena y penetrando en nuestro espacio, fue uno de sus mayores legados a la posteridad. La combinación de su estilo escultórico aplicado a la pintura, con una mayor sensación de naturalismo y vivacidad, dan como resultado la precisión del contorno privilegiando la figura. 

Los trabajos de Mantegna, en general, tienden a la rigidez, no busca la expresión elegante sino más bien la austeridad. Sus ropajes son muy ajustados y doblados, como podemos comprobar en el sudario de Cristo y la cantidad de pliegues en torno a su cintura. La energía aparece detenida, la túnica de San Andrés no muestra una acción impetuosa sino todo lo contrario, estatismo.

No podemos concluir sin mencionar el tratamiento que realiza el autor de detalles como el galón que recorre la túnica de San Andrés, o el repujado del cuero de la armadura de los brazos y piernas de San Longinos, así como la funda de su espada.


Iván García de Quirós.



miércoles, 9 de abril de 2014

MERIENDA INFANTIL


La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría invita a sus hermanos más pequeños, acompañados de sus padres, a una Merienda Infantil con motivo de la próxima Salida Procesional. 

La Merienda tendrá lugar el próximo sábado 12 de abril de 2014, a partir de las 17h, en nuestra casa de Hermandad. 

La intención de la Hermandad con esta actividad es crear una convivencia entre los más pequeños y sus padres y conocer las inquietudes de éstos con respecto a la Hermandad. 

Además de la merienda se disfrutará de actividades de entretenimiento y preparatorias para el Domingo de Resurrección.

Desde la Hermandad se invita a todos los hermanos a participar de esta actividad. 



martes, 8 de abril de 2014

LA CUARESMA SEGÚN... UN NAZARENO


El pasado 5 de Marzo fue Miércoles de Ceniza, lo que significa para los cristianos que empezó la Cuaresma. Para mí, nazareno desde hace mucho años, llega un tiempo de reflexión y recogimiento en el que mis visitas a la Iglesia son mas frecuentes que el resto del año, simplemente porque necesito hablar con más con Él. En mi caso, la Cuaresma es una época triste porque me hace recordar el terribles sufrimiento que padeció Jesús durante sus últimos días en la tierra, pero muy alegre también porque al final de la Cuaresma todo cobra sentido y nos hace ser participes de la Resurrección de nuestro Señor.

En nuestra tierra la Cuaresma es un poco más especial si cabe, puesto que comenzamos a respirar ese olor a incienso que nos va indicando que se acerca la Semana Santa. Porque la Cuaresma también es  sinónimo de ensayo de costaleros, trasiego continuo por las casas de hermandades de nazarenos que habitualmente no pasan por allí, triduos, arreglo y limpieza de hábitos de nazarenos, ir preparando el capirote para que tenga forma, adquisición de papeletas de sitio……. Porque la Cuaresma es la antesala de una Semana en la que los sentimientos, las creencias, los miedos, las deudas adquiridas y las gracias debidas se hacen presentes de una manera extraordinaria, pero inexplicable para quien no lo vive desde la fe.

Porque esta semana no deja indiferente a nadie. Algunos lo ven como un acontecimiento cultural, otros como folklore, otros como un acto religioso…..Pero lo que es indudable es que aglutina un numero enorme de personas que hacen todo lo posible por estar presentes en los desfiles procesionales, participando o como mero espectador , lo que da una idea de la importancia social que tiene esta celebración.

A los que hablan de la semana santa sin haber participado de ninguna manera, les recomiendo que lo prueben. Como quieran, ya que hay muchas maneras de ser parte de una hermandad. Que sientan ese cosquilleo en la barriga cuando se va a cercando tu dia. Que vean el montaje de los pasos, como se limpia la candeleria, como se bordan los mantos, como se colocan las flores en los pasos, como se visten de nazarenos , como se fajan los costaleros…. Y que sientan un rezo delante de un paso, una lagrima por una pena que duele y por la que se Le pide ayuda, un llanto por una alegría por la que se da gracias, un suspiro por aquella persona que ya no está con nosotros pero sigue estando dentro, un pellizco en el alma cuando miras una imagen, una pena profunda e incontrolable cuando te comunican que no se puede procesionar por la lluvia, la mirada inocente de un pequeño que se estrena en la hermandad, la mirada de tristeza del hermano que no sale más…. Y tantos y tantos sentimientos que rodean una hermandad y que no se puede contar porque para cada persona las vivencias cambian y las sensaciones son diferentes.

En mi experiencia personal no puedo hablar de como son las vivencias debajo de un paso porque nunca he tenido la suerte de ser costalero, pero por lo que me dicen buenos amigos, es algo tan grande que nunca sabrás lo que se siente sino lo vives desde dentro. 

El nazareno ilumina el camino de sus titulares y cumplen su penintencia de manera anónima y callada, que tan solo se rompe por el sonido de la vara del diputado de tramo que indica si debe andar o si debe esperar.  Y durante el tiempo que dura la salida procesional tengo mas de una conversación con Ella. Le cuento, le pregunto, le pido y le agradezco.  Sobre todo le agrazdezco, por tanto y tanto que me ha dado.

Pero cada nazareno tiene sus propias circunstancias personales por lo que los sentimientos son muy diferentes según quien los cuente.

Aunque a todos nos une el amor hacia nuestros titulares y nuestro espíritu de colaboración con la hermandad para que la estación de penitencia pueda realizarse con el mayor respeto y celeridad posible.

Este año volveré a acompañarlos si el tiempo lo permite, y no paro de contar las horas que faltan.

En fin, pero es mi punto de vista, que no tiene porque ser representativo de nadie… o sí.


José Manuel Pérez de la Lastra
Nazareno de la Hdad. de la Misericordia.
Fotografía de Germán Arjona.



lunes, 7 de abril de 2014

PREGÓN DE LA SEMANA SANTA


En la mañana de ayer, domingo 6 de abril de 2014, tuvo lugar uno de los actos más esperados en la Cuaresma portuense. 

Un momento del Pregón
En el Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca, en torno a las 12,30h se pronunciaba el Pregón de la Semana Santa Portuense, la antesala a la Semana de Pasión que va a vivir nuestra ciudad. 

Fue a las 8h cuando se recibía al Pregonero, nuestro hermano honorífico D. David García Ruiz, y a su presentador, nuestro hermano y actual miembro de Junta de Gobierno D. Francisco Javier Villanueva Pérez, por parte de la permanente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías y los Hermanos Mayores para iniciar el camino al Pregón de la Semana Santa de El Puerto de Santa María 2014. 

Acudían a la Eucaristía, en la Capilla de nuestra Patrona la Virgen de los Milagros, oficiada por D. Antonio Olmos, S.J. Al finalizar, el pregonero ofreció su Pregón a la Patrona de la ciudad. 

El rezo del Ángelus, a las 12h, anunciaba que el Pregón se acercaba. Entonces tomó el atril D. Francisco Javier Villanueva Pérez para presentar al Pregonero de nuestra ciudad. A continuación, D. David García Ruiz expresó sus sentimientos y su visión de la Semana Santa portuense en un Pregón que emocionó a muchos cofrades y estuvo cargado de reconocimientos, detalles, símbolos y hasta unas sevillanas. 

La Banda de música Maestro Dueñas fue la encargada de acompañar en este acto al Pregonero. 

Desde este blog, la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado quiere felicitar a D. David García Ruiz, Pregonero de la Semana Santa 2014, por su buen hacer y por emocionar a los cofrades portuenses con sus palabras en el Pregón pronunciado en la mañana del domingo 6 de abril de 2014.  


Presentador, Pregonero y Concejal de Cultura y Fiestas



domingo, 6 de abril de 2014

MUDÁ DEL PASO



El pasado martes 1 de Abril de 2014, la cuadrilla de costaleros mandada por D. Francisco Javier Villanueva Pérez y D. Sergio Alejo Gallardo, procedieron a realizar la Mudá 2014 del paso de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado. 

Con este acto se traslada el paso a la Iglesia Mayor Prioral y se abre un periodo de preparación del mismo que durará hasta el próximo sábado santo cuando se coloquen las flores. 



Fotografías de Erika Espinosa





sábado, 5 de abril de 2014

NUESTRA SEÑORA DE LA ALEGRÍA


Ya está preparada Nuestra Señora de la Alegría para vivir la Pasión, Muerte y Resurrección de su hijo. La puedes ver y realizar tu oración en nuestra Capilla de la Iglesia Mayor Prioral. 



Fotografía de María Sánchez Ivars



viernes, 4 de abril de 2014

CRISTO RESUCITA CADA DÍA


En el día de hoy queremos dejaros un vídeo de la Salida Procesional de 2009, al paso de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado por la Carrera Oficial en la Plaza del Castillo.  




miércoles, 2 de abril de 2014

ACTOS DEL PREGÓN DE LA SEMANA SANTA PORTUENSE


El próximo domingo 6 de abril de 2014, Domingo de Pasión, en el Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca de El Puerto de Santa María, tendrá lugar el Pregón de la Semana Santa portuense, a cargo de D. David García Ruiz, hermano honorífico de nuestra Hermandad. 

El Consejo Local de Hermandades y Cofradías organiza un protocolo para este día, en el que el Pregonero será recibido por la Permanente del Consejo y los Hermanos Mayores a las 8h en la Sede Social de esta institución. 

A las 9h asistirán a celebrar la Eucaristía en la Capilla de la Patrona de la Ciudad, Nuestra Señora de los Milagros, a quién, al finalizar, le será ofrendado una copia del Pregón que se pronunciará en esa misma mañana. 

A continuación, la comitiva se dirigirá a la Capilla del Hospital de San Juan de Dios, al Solemne Besapiés de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos.

Un desayuno con el Pregonero para coger fuerzas sobre las 11h en el hotel Santa María dará paso a la llegada al Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca, donde, sobre las 12h, comenzará el acto del Pregón de la Semana Santa portuense 2014. 

Desde este blog, la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría, quiere desear al Pregonero lo mejor en esta experiencia de exaltar la Semana Santa de su ciudad.   


 

martes, 1 de abril de 2014

LA CUARESMA SEGÚN... UN REDACTOR COFRADE


Como redactor cofrade del periódico espaciodigital.es y Viva el Puerto, La Cuaresma la vivo de una manera muy especial y puedo decir que, aunque se acumula el trabajo debido a la cantidad de actos que se concentran en estas fechas, es un trabajo ameno y que se hace con cariño ya que el mismo ayuda a las hermandades a anunciar sus actos no solo a sus hermanos, sino a los cofrades en general de la ciudad. 


La Cuaresma para mí no comienza el Miércoles de Ceniza, sino después de las fiestas navideñas cuando las hermandades empiezan a despertar y a citar a los costaleros para las igualás y los correspondientes ensayos; poco a poco, a medida que se acerca la fecha, comienzan las presentaciones de carteles y Exaltaciones a los Titulares, pasando por conciertos, distintas conferencias, mesas redondas, estrenos y, lo más importante, los Cultos Cuaresmales de las Hermandades. 

A todos estos actos hay que darle su sitio dentro del periódico digital y el de papel, uniéndoles también los actos celebrados por el Consejo Local, Bandas, Tertulias, Agrupaciones Juveniles y demás integrantes del mundo cofrade. 

A medida que se acerca la Semana de Pasión, ya se le va dando más importancia a los itinerarios, bandas y estrenos de las hermandades de la ciudad, a la cercanía del pregón y a las vísperas del Viernes de Dolores. 
Tengo que destacar igualmente que las hermandades no limitan sus actos al periodo cuaresmal, sino que a lo largo del año cada vez están organizando más actos de carácter deportivo, cultural, benéfico, etcétera, que hacen que las mismas se mantengan vivas y fomenten la participación de sus hermanos. 

Como redactor cofrade tengo que destacar que el pasado año pareció una Cuaresma continua, con motivo de la celebración del Año de la Fe, siendo muy especial debido a la gran cantidad de actos que se celebraron por tal motivo: Besamos Magno Mariano, Besapies Magno de Cristos, Altares del Corpus con sus traslados y, para mí, el más especial fue poder ver a nuestra Patrona rodeada de otras imágenes Marianas de la ciudad presidiendo el Pontifical celebrado en la Plaza Peral. 

Este año también se espera ‘movido’, una vez que pase la Semana Santa, ya que con la celebración del 450 aniversario de la fundación del Nazareno y el 75 aniversario de la hermandad de la Flagelación, nos espera un verano lleno de actos en estas dos hermandades. 

Para mí lo más importante de mi trabajo es recordarles a todos los cofrades que Cristo murió por nosotros y que resucitó al tercer día.

Alejandro Íñigo
Redactor Cofrade