viernes, 30 de mayo de 2014

FERIA DE PRIMAVERA Y FIESTA DEL VINO FINO


El pasado lunes 26 de Mayo de 2014 finalizó la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino. Una feria dedicada a los Estados Unidos y que ha dado muchas imágenes para el recuerdo. 


Han sido cinco días y una velada en la que la caseta La Misma Gloria ha vuelto a estar presente en el recinto ferial. Son diecisiete años ya los que avalan la caseta de la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría.  


Por tercer año consecutivo el catering de Paco Leal se hizo cargo de servir una variada carta de platos típicos y no tan típicos, así como el tradicional Vino Fino y el Rebujito. 


Muchos momentos se han vivido durante estos días que se trasladó, de forma provisional, la casa de Hermandad al recinto ferial de las Banderas. Desde el montaje los días previos hasta el desmontaje de la caseta han pasado numerosos hermanos y amigos que han hecho posible un nuevo éxito de la caseta La Misma Gloria.

Como estreno hay que destacar el escudo de la Hermandad, realizado por el hermano D. José Manuel Alonso Montes, en la puerta principal. 

La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría quiere agradecer a cada uno de los anunciantes que han querido colaborar con una nueva campaña que se realizaba para obtener fondos para sanear la Hermandad. 


También quiere agradecer a todos los hermanos que han colaborado en el montaje de la misma y a todos los portuenses que se han acercado a compartir algún momento en La Misma Gloria. 

A continuación dejamos unas fotografías para el recuerdo de esta Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino 2014. 







Fotografías de Germán Arjona Cabrera



jueves, 29 de mayo de 2014

ASCENSIÓN DEL SEÑOR





"Dentro de pocos días seréis bautizados con el Espíritu Santo. Recibiréis su poder y contaréis lo que habéis vivido y mi historia, a la gente de Jerusalén y de todas las partes del mundo"



miércoles, 28 de mayo de 2014

JUEVES EUCARÍSTICOS - PASTORAL DE LITURGIA





Mañana 29 de Mayo de 2014, a partir de las 19h, en nuestra Parroquia - Santuario Diocesano, nuestra Hermandad participará en la celebración de los Jueves Eucarísticos con la Exposición del Santísimo. 

De esta forma nos unimos al grupo de Pastoral de Liturgia e invitamos a todos los hermanos y fieles a acompañarnos en esta oración. 



martes, 27 de mayo de 2014

PREGÓN DE 2003


Comienza el Pregón con un primer poema, destacamos estos versos:

Tus lágrimas, Madre Mía,
Que te secarán los aires
de la nueva primavera
cuando la Vida renace
dibujando la Alegría
en tus ojos virginales.

Y cierra el Pregón de la siguiente forma:

Porque Tú eres la Madre de la Vida que estalla en primavera, la Reina de la Alegría de Cristo Resucitado, cuando El Puerto se llena de las blancas claridades de su Gloria, repicando campanas al cielo azul de una mañana soleada de aleluyas pascuales. Cristo Vivo, por siempre y para siempre, en El Puerto de Santa María. Nazarenos blancos que son precursores de la buena noticia, gloria de la juventud nazarena que precede a la Gloria, anunciando su Muerte y proclamando su Resurrección.

Porque no puede haber Pasión y Muerte de Cristo sin la Gloria de su Resurrección. Ni Resurrección Gloriosa sin Pasión y Muerte Redentora. Partes de un todo que se unen, sin solución de continuidad. Lo sabe bien El Puerto cuando escribe la última página de su Evangelio de la primavera, con el alma repleta de nostalgias porque todo termina y todo empieza a su vez.
Porque cuando se cierran las puertas de la prioral el Domingo de Resurrección, se abren, nuevamente, las puertas de los sueños cofrades. Y El Puerto, el Gran Puerto de la Madre de Dios Resucitado, empezará, en ese justo instante, a escribir las primeras líneas de un nuevo Evangelio que comienza igual que terminó el anterior: ¡Aleluya, portuenses, que habéis visto y creído, porque vuestro es el Reino de los Cielos!...


Miguel Ángel Novo Pérez.
Texto extraído del libro del Pregón 
editado por el Consejo Local de 
Hermandades y Cofradías.



lunes, 26 de mayo de 2014

SECCIONES


Mañana llega otra edición de la sección "Pregón de...", donde os mostraremos las palabras que dedicó a nuestra Hermandad el Pregonero del año 2003, D. Miguel Ángel Novo. 

El acto del Pregón se celebró en el Auditorio Municipal San Miguel, a las 12,30h del domingo de Pasión 6 de abril de 2003. 

El Presentador del Pregonero fue D. Isaac Manuel Velázquez Gómez. 



sábado, 24 de mayo de 2014

LA VIRGEN MARÍA SEGÚN...


MARÍA AUXILIADORA

Azulejo de Fco. Morilla
María Auxilio de los Cristianos (en latín: Maria Auxilium Christianorum) es una advocación de María Auxiliadora creada para la Virgen María y que lleva su nombre desde el año 345 con Juan Crisóstomo. Tomó fuerza con el Papa Pío V en el siglo XVI y fue definitivamente popularizada con el desarrollo de las obras educativas y apostólicas de Don Bosco en el siglo XIX. Aunque comúnmente se la asocia a la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Ortodoxa conoce también la advocación desde 1030 en Ucrania cuando el país logró defenderse de una invasión bárbara, hecho que la religiosidad de la época atribuyó al auxilio de la Virgen María.

La advocación de María Auxiliadora ha sido fuertemente asociada hasta el siglo XIX a la defensa militar de todos los bastiones católicos y ortodoxos en Europa, el norte de África y Medio Oriente en contra de los pueblos no cristianos, muy especialmente los musulmanes. Precisamente bajo el pontificado de Pío V, los pueblos euro-cristianos reunieron una descomunal fuerza para detener el avance de los turcos que en 1572 dirigían un poderoso ejército con el fin de conquistar definitivamente a Europa. Mientras los ejércitos cristianos reunidos de todas las naciones europeas, lograron derrotar definitivamente a los invasores, el Papa había pedido a toda la cristiandad que rezaran e incluyeran la advocación Sancta Maria Auxilium Christianorum. Con la popularización que los salesianos hicieron de la devoción a María Auxiliadora en todos los países en donde se abrieron casas de Don Bosco, se dio el surgimiento de numerosos santuarios, entre los cuales el más célebre es precisamente el de la Basílica de María Auxiliadora en Turín.

HISTORIA

Entre los padres de la Iglesia

La advocación Auxiliadora no es en realidad nueva y era ya conocida en los primeros siglos de nuestra era por las primeras comunidades cristianas y los Padres de la Iglesia. En numerosas inscripciones cristianas encontradas en los territorios de hegemonía griega se encuentran dos títulos por medio de los cuales se refería a la Virgen María: uno es Teotokos (Madre de Dios) y el otro es Boeteia (Auxiliadora).

Entre los Padres de la Iglesia que se refirieron directamente a la Virgen María como "Boeteia" se encuentran Juan Crisóstomo en una homilía del año 345, Proclo en 476 y Sebas de Cesarea en el 532. Después del tiempo patrístico, entendido este hasta el siglo V, otras personalidades hicieron mención de dicho título como el poeta griego Romano Melone en 518, Sofronio, arzobispo de Jerusalén, Juan Damasceno en 749 y Germán de Constantinopla en 733.


Batalla de Lepanto.
Paolo Veronese
La invasión musulmana

Las luchas centenarias entre naciones cristianas y musulmanas tendría su culmen en el siglo XVI. El Islam había destruido ya el Imperio bizantino con la Caída de Constantinopla el 29 de mayo de 1453 y se preparaba para entrar a Europa. El Papa Pío V fue el principal promotor de una alianza europea con el fin de contrarestar el avance de los otomanos a la cual se denominó la Liga Santa de 1571 (la segunda del siglo XVI) y que quedó conformada por España, Venecia, Génova, Malta y los Estados Pontificios. El 7 de octubre de 1571 se libró una de las batallas más importantes de la historia, la de Lepanto, en la cual fueron vencidas de manera definitiva las huestes otomanas y Europa occidental fue preservada de la invasión. Para el mundo eurocatólico de la época, la detención de dicha invasión fue leída desde una perspectiva religiosa de lucha entre el bien y el mal interpretado esta según los paradigmas medioevales y los enfrentamientos entre las dos religiones monoteistas. En tal caso, se concluyó que el éxito de los ejércitos católicos se debía a la intervención de la Virgen María que había ido en auxilio de los cristianos.

Dicho precedente se reflejaría pocos años después en Baviera, el sur católico de Alemania, en donde se vieron amenazados por el avance del luteranismo durante la Guerra de los Treinta Años. En dicho contexto hicieron una promesa a la Virgen: si Esta los libraba de su invasión, la honorarían con el título de Auxiliadora de los cristianos. De este hecho histórico viene la llamada Asociación de María Auxiliadora.


Pío VII y Napoleón

El Papa Pío VII, quien gobernó la Iglesia Católica entre 1800 y 1823, fue el segundo Pontífice romano que daría una gran importancia a esta advocación mariana. Le correspondió los años de la consolidación del Imperio napoleónico. Firmó con Napoleón Bonaparte un Concordato que parecía garantizar la paz entre la Iglesia y Francia en 1801. En 1804 fue a París para la coronación del nuevo emperador, pero sólo pudo ungirlo porque Napoleón se impuso a sí mismo la Corona. Bien pronto las aspiraciones ambiciosas de Napoleón entrarían en contraste con la influencia de la Iglesia. En 1806 el Papa se negó a sumarse a la exigencia de Napoleón de bloquear a Inglaterra, lo que condujo a una invasión francesa de los Estados Pontificios y puso en prisión al anciano Papa de 77 años de edad, primero en Savona y luego en Fontainebleau en 1809. En su cautiverio, situación ésta que le causó un gran sufrimiento y deterioró bastante su salud, el Papa prometió a la Virgen que si recuperaba su libertad y volvía a Roma, declararía ese día como solemne en honor de María Auxilio de los cristianos. Bien pronto la suerte de Napoleón cambió y Pío VII recuperó su libertad. Llegó a Roma el 24 de mayo de 1814 y cumplió su promesa. De este acontecimiento, viene la tradición de la Solemnidad de María Auxiliadora cada 24 de mayo.


Don Bosco

Pero la persona que más tendría que ver con la popularización de la invocación de María como Auxilio de los cristianos sería el santo educador de Turín, San Juan Bosco, quien veía el florecimiento de sus obras apostólicas y educativas entre los jóvenes como obra de la Virgen María. Don Bosco comienza a referirse a esta con el nombre de María Auxiliadora a partir de 1860, año en el que relata que la Virgen le manifestó su deseo de ser honorada bajo dicho título y su voluntad de que se le construyera un templo. Es posible que este deseo de afidarse a María como "Auxilio de los cristianos" tenga su razón de ser en la difícil época que la Iglesia Católica vivía en Italia con el avance de los movimientos nacionalistas que abogaban por la Unificación de Italia aún en contra de la existencia de los Estados Pontificios y por ende de la autoridad del Papa. Don Bosco estuvo muy cerca del pontificado del Papa Pío IX, el último Papa-Rey de los Estados Pontificios. El recuerdo reciente de la promesa hecha a la Virgen por parte de Pío VII prisionero de Napoleón a principios del siglo pudo inspirar en Don Bosco su devoción a una advocación que había probado éxito en los momentos más difíciles de la Iglesia. Bien pronto la expansión de las obras salesianas en los cinco continentes tendrían como consecuencia la internalización de esta advocación de origen estrictamente europeo. Por otra parte, fundó el Instituto Hijas de María Auxiliadora con el fin de llevar el Sistema Preventivo Salesiano a las muchachas y de honorar a la Virgen bajo dicha advocación.


Imagen de María Auxiliadora

Basílica de Valdocco

Para adornar la Basílica de María Auxiliadora en Valdocco, Don Bosco mandó pintar una estupenda obra artística del maestro italiano Tomás Lorenzone en la cual aparece la Virgen con el Niño como figuras centrales veneradas por los doce Apóstoles, otros santos y los ángeles. Aparte de las innumerables representaciones artísticas de la Auxiliadora, aquella que se considera como el icono principal es la de Lorenzone en Turín. La idea fue de Don Bosco que dijo al artista:

"En alto María Santísima entre los coros de los ángeles, después el coro de los profetas, de las vírgenes, de los confesores. Por tierra los emblemas de las grandes victorias de María y los pueblos del mundo en el acto de alzar las manos hacia ella pidiendo su auxilio."

Lorenzone tardó tres años en terminar la obra, que fue entronizada en la Basílica de María Auxiliadora y, según las palabras de Don Bosco, es una figura del título "María, Madre de la Iglesia".

La obra corresponde a una pintura barroca que exalta a la Virgen como Reina y lleva en su mano izquierda a Jesús Niño, ante el cual todas las criaturas (los Apóstoles y otros santos representan a la Iglesia y los ángeles al Cielo) rinden tributo por ser el Verbo Encarnado.

Los atuendos siguen la simbología judeo-cristiana que se pretende leer en la advocación. Tanto María como el Niño Jesús llevan los atuendos reales inspirados en las monarquías europeas, especialmente germánicas, en vigor durante la Edad Media como las coronas doradas cuyo color representa el oro y siguen el texto apocalíptico: "...una Mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza...". Con frecuencia la Corona está enmarcada en un aro con las doce estrellas con toda la simbología bíblica que el número 12 representa y la estrella como símbolo de David.

La madre lleva en su mano derecha un cetro, símbolo de monarquía y del reinado mesiánico, al caso dentro de la cosmogonía cristiana. Algunas representaciones derivadas de María Auxiliadora ponen un segundo cetro al Niño, aspecto este que rompe el sentido bíblico original, porque se trata de un sólo cetro, el mesiánico. De igual forma los atuendos corresponden a los usos sacerdotales, bordados en oro y telas preciosas. El niño lleva un vestido entero blanco, otro símbolo mesiánico que recuerda el reparto de los vestidos de Cristo: "La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo". De igual manera Jacob, que "amaba a José más que a todos los demás hijos por ser para él el hijo de la ancianidad" le había hecho "una túnica de manga larga"

Tanto la imagen de la Virgen como la del Niño, corresponden a personajes caucásico - nórdicos y rubios que revela la asimilación de la advocación dentro de la historia del catolicismo en Europa especialmente.


¿Por qué "María Auxiliadora"?

Se llama "Auxiliadora" porque nos trae un importante "auxilio" de Dios. El título de "María Auxilio de los Cristianos", expresa la mediación de María respecto de la humanidad. Como Madre del Redentor, por fuerza y mérito de la corredención, Ella es la ayuda de la humanidad necesitada de redención; lo es también de cada individuo, porque es la Madre espiritual de todos.


Devoción

El 27 de octubre de 1949, por decreto 26.888/49 del Poder Ejecutivo Nacional (Argentina), se estableció que María Auxiliadora sea el santo patrón del agro de Argentina. Fue a pedido de agricultores de Rosario Argentina y firmado por el Presidente de la Nación Argentina General Juan Domingo Perón.

Es un reconocimiento a la congregación salesiana por la creación de las primeras escuelas agrícolas como el Instituto Agrícola Ganadero de Uribelarrea en la Provincia de Buenos Aires, la Escuela Agrotécnica Salesiana Estancia San Ambrosio en la provincia de Córdoba, y la Escuela de Enología de Rodeo del Medio (Mendoza), hoy convertida en universidad, la Escuela Agrotécnica Salesiana Pascual Gentilini ubicada en la provincia de Misiones, más varias escuelas agrícolas ubicadas en la Patagonia, destacándose la Misión Salesiana (Río Grande).

Por el Gabinete de la Nación Argentina refrendaron el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, Juan Remorino, y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ingeniero Agrónomo Alberto Émery, éste último hijo de una distinguida dama cooperadora salesiana devota de María Auxiliadora.

El ayuntamiento de Morón de la Frontera (Sevilla) nombró alcaldesa honoraria de la localidad a María Auxiliadora en acto oficial el 24 de mayo de 2008. Un pleno extraordinario aprobó por mayoría el nombramiento el mismo día de su festividad. El alcalde colocó el bastón de mando de la ciudad en el altar de la Virgen en el curso de una procesión pública.

En el municipio de Sabaneta en el departamento de Antioquia, Colombia se encuentra la Iglesia de Santa Ana donde está ubicado el Santuario Diocesano de María Auxiliadora.

En España, cada vez son más las poblaciones que cuentan con alguna Hermandad de Gloria de María Auxiliadora, procesionando en torno al 24 de mayo.



jueves, 22 de mayo de 2014

COMENZÓ LA FERIA


En la noche de ayer se procedió al alumbrado del recinto ferial de las Banderas, dando comienzo a la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino 2014 de El Puerto de Santa María, dedidaca a los EEUU. 

En la Caseta La Misma Gloria, la de la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría, también se procedió a la inauguración de la misma con una cena para cerca de cien personas, hermanos y allegados a la Hermandad. También asistió nuestro vestidor y hermano honorífico D. David García Ruiz. 

A partir de las 22h dio comienzo esta convivencia en la que muchos hermanos brindaron por la Hermandad y de la que os presentamos algunas fotografías de José Manuel Alonso Montes.


    




 

¡ESTA FERIA VEN A LA MISMA GLORIA!





miércoles, 21 de mayo de 2014

FERIA DE PRIMAVERA Y DEL VINO FINO





La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría se traslada a la Avenida de Cádiz, de forma temporal, hasta que finalice la Feria de Primavera y del Vino Fino. 


¡FELIZ FERIA A TODOS Y OS ESPERAMOS EN LA MISMA GLORIA!




martes, 20 de mayo de 2014

CURIOSIDADES


Y como no podía ser de otra forma, en este mes de mayo, a un día de trasladarnos al recinto ferial de las Banderas, donde durante cinco días y una velada cambiaremos nuestra sede social a la Avda. de Cádiz, para disfrutar de la alegría de la Feria de Primavera y del Fino Vino, volvemos con esta sección de curiosidades para mostraros tickets de los primeros años de la Caseta "La Misma Gloria", mostrando de los años 1998, 1999 y 2000. 


Nuestra Hermandad, la de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y la de Nuestra Señora de la Alegría, está presente en la Feria desde el año 1998, cuando siendo Asociación Parroquial, su junta directiva decidió instalar la caseta de Feria. Los primeros años estuvimos en la C/Villa de Madrid y años después pasamos a la ubicación actual, la de la Avenida de Cádiz. 


Nuestra Caseta ha pasado por varias situaciones, primero la trabajaban los hermanos, después se cedió unos años a empresas para volver a trabajar, los hermanos, sólo la barra y ceder la cocina. Actualmente se vuelve a ceder al casetero Paco Leal, que por tercer año consecutivo dará el servicio en "La Misma Gloria". 


El Pascualito ha sido uno de los símbolos de nuestra caseta durante muchos años, una de las comidas que nos identifican en la Feria, siendo una de las casetas de referencia en cuanto a comidas. El Pascualito consistía en un filete metido en pan con jamón, pimiento y una salsa especial. 



lunes, 19 de mayo de 2014

LA VIRGEN MARÍA SEGÚN UN HISTORIADOR


LA VIRGEN MARÍA, LA MADRE DE DIOS

La Cristología y la Mariología, forman una unidad que la historia de la Teología demuestra que no se puede separar. Es quizás imposible poder hablar de Jesucristo sin entender a la Virgen María. “Nació de María Virgen”, así rezamos en nuestro Credo. Breve frase, pero que su contenido es tan profundo, que creo que en mi disertación sobre la Madre de Dios, va a ser imposible arrojar un haz de luz, sobre cuanto encierran esas cuatro palabras.

Virgen María. El Greco
Es indiscutible que la Virgen María es de vital importancia en el Cristianismo, máxime cuando en nuestra Andalucía, llamada la tierra de María, existe una ingente devoción, teniendo un lugar predominante no solo en nuestras vidas, sino en nuestras casas, en nuestras carteras, en nuestros coches, en los costales, en las gorras de los músicos… con tantas advocaciones, como su devoción y admiración puede llegar a alcanzar. Por ello, en estas líneas, vamos a intentar desgranar la vida de María Santísima y su importante papel en la historia de nuestra vidas. Conocer a María para conocernos mejor a nosotros mismos.

Y aunque, como hemos dicho líneas arriba, realmente no existe mucha información sobre la madre del Señor, ya que los textos sagrados y demás fuentes, se refieren a la figura de María Santísima, en relación a Jesucristo. Estas arrojan anécdotas más que datos sobre su biografía, por lo que intentaremos navegar mediante la información que arrojan las Sagradas Escrituras y los escritos apócrifos para dar una visión amplia de la infancia, la adolescencia, crianza y acompañamiento de nuestro Señor, así como los últimos años de su vida.

Iniciemos pues, este recorrido, conociendo en primer lugar el origen del nombre de la Virgen. María es la castellanización del hebreo Miriam y el arameo Mariam. Aunque hay muchas  hipótesis sobre su significado, una de las que mayor base científica posee, es que este nombre proviene de Egipto, ya que así se llamaba la hermana de Moisés y Aarón. Podríamos decir, que María proviene del vocablo egipcio 'merit' que significa “amada”.

Sobre su infancia, conocemos que la Virgen María nació fruto del matrimonio de San Joaquín y Santa Ana, en la ciudad de Jerusalén. Cuando tuvo la edad de tres años, fue presentada en el templo y entregada a su servicio. Allí aprendió a leer las divinas escrituras, a hilar lana y lino, así como a labrar las vestiduras sacerdotales y demás objetos necesarios para el culto. También conocemos que hizo voto perpetuo de guardar su pureza virginal. Intuimos, que debía tener ya más de doce años, pues en esta edad era cuando se permitía a las jóvenes judías hacer votos valederos.

En relación a su adolescencia, dos años después de muertos sus padres y siendo ya de catorce años, quisieron los sumos sacerdotes que tomase esposo. Ella rehusó en principio (por su promesa virginal), pero previo voto mutuo de castidad, tomó a San José por compañero y esposo, yéndose a vivir a la pequeña aldea de Nazaret, donde se ejercitó en la oración y la contemplación. (cf. Protoevangelio de Santiago).

Anunciación
Pasados algunos años tras su matrimonio, y según nos cuenta el evangelista Lucas (26-28), recibió la visita del Ángel Gabriel, el cual le daría la noticia más maravillosa de su vida: «Envió Dios al ángel Gabriel a Nazaret, ciudad de Galilea, a una virgen desposada con cierto varón de la casa de David, llamado José; y el nombre de la virgen era María. Y habiendo entrado el ángel donde ella estaba, le dijo: Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres»

Poco después, conocemos que fue a visitar a su prima Isabel (Lc 1:39:56), aquella a la que había tachado de estéril y que llevaba seis meses en cinta. Permaneció allí tres meses, siendo esta visita una revelación tranquilizadora para la Virgen María, pues al entrar esta en casa de Zacarias y al saludar a su prima, exclamó “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” Poco más nos deja leer el evangelista Lucas, añadiendo simplemente que terminando el tiempo de estancia pronunciado líneas arriba, vuelve a su casa a Nazaret.

Tras la vuelta a casa, poco más sabemos sobre la historia de la virgen María, hasta el relato del nacimiento del Salvador. Sabemos por el evangelista Lucas (Lc 2, 1-7), que por aquellos días, salió un decreto del emperador Augusto, por el que se debía proceder a un censo en todo el imperio. Este fue el primer censo, siendo Quirino gobernador de Siria. Todos empezaron a moverse para ser registrados, cada uno, en su ciudad natal. José también, que estaba en Galilea, en la ciudad de Nazaret, subió a Judea, a la ciudad de David, llamada Belén, porque era descendiente de David; allí se inscribió con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras estaban en Belén, llegó para María el momento del parto, y dio a luz a su hijo primogénito.


Tras el nacimiento de Jesús, la información que podemos encontrar sobre la virgen María, es simplemente de acompañamiento, la cual podemos repartir en tres momentos importantes:

1. En la vida pública de Jesús como en las bodas de Canáa: donde la intervención de la Virgen hizo posible la actuación de su hijo para obrar el prodigio de convertir el agua en vino. (Mc 3, 31-35) (Jn 2-11).

2. El sufrimiento de la Virgen, donde quiso hacer lo imposible por estar al lado de su hijo, mientras sus verdugos le propinaban el peor de los castigos. (Jn 19, 25-27).

3. La muerte y la resurrección, donde una vez muerto su hijo, se recoge en Jerusalén, esperando la resurrección de su primogénito. Dice la tradición Cristiana que la Virgen, fue la primera en poder ver a Jesús Resucitado, la primera que lo vio, en estado Glorioso.  (Mt 28, 18) (Lc 24, 5).


Sobre la muerte de la Virgen María, es complicado conocer cuando y de qué manera o situación murió, ya que realmente no poseemos datos científicos sobre su muerte. Si es cierto, que conocemos que a lo largo de los años, ha sido un tema que ha suscitado diversas discusiones y escritos, aunque también es cierto que se acercan más a la idea de la inmortalidad de la Virgen María o la ascensión de los cielos, que en la muerte en si. Por lo que, al no tener datos objetivos sobre ello, solo podemos decir lo que bien dijo años atrás Juan Pablo II: “La experiencia de la muerte enriqueció a la Virgen: habiendo pasado por el destino común a todos los hombres, es capaz de ejercer con más eficacia su maternidad espiritual con respecto a quienes llegan a la hora suprema de la vida”. (JP II, 25-junio-97).


Sagrada Familia. B. E. Murillo
Bibliografía:


Monseñor TihamérTóth, “La Virgen María”, Edita Sociedad de Educación Atenas , Madrid
La Virgen María en el Museo del Prado. PPC.
http://www.oblatos.com
http://www.franciscanos.org
www.iglesia.org
http://www.aciprensa.com




José Antonio Sánchez Zarra



sábado, 17 de mayo de 2014

DOMINGO DE FAROLILLOS


Mañana se celebra el denominado Domingo de Farolillos. La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría vuelve a vivir este día en el recinto ferial de las Banderas. 

Un año más estaremos, desde las 10h aproximadamente, preparando y decorando nuestra Caseta, La Misma Gloria, para que todos los hermanos y portuenses puedan disfrutar esta Feria con la Hermandad. 

Te invitamos a venir a montar tu farolillo con el que engrandeceremos la decoración de la Caseta. 


¡MAÑANA, PON TU FAROLILLO, EN LA MISMA GLORIA!




viernes, 16 de mayo de 2014

MISA DOMINGO 20H - PASTORAL DE LITURGIA




El próximo domingo 18 de Mayo de 2014, nuestra Hermandad participará en la Eucaristía dominical de 20h, participando activamente de la liturgia. 

Es una actividad en la que nos unimos a la Pastoral de Liturgia de nuestra Parroquia y Sede Canónica. Desde este medio invitamos a todos los hermanos y fieles a acompañarnos en este acto tan importante para los cristianos. 



jueves, 15 de mayo de 2014

HERMANDAD DE...


Hermandad de la Resurrección de Orihuela (Alicante)

Aprobada por el Obispo de Orihuela-Alicante, Monseñor Pablo Barrachina y Estevan, el veinticinco de Mayo de mil novecientos ochenta y siete. Fue ideada e impulsada por Joaquín N. Almagro Aparicio, con el fin de celebrar la Resurrección de Jesús, así como para poder llevar a cabo diversidad de actividades de ayuda al necesitado y de formación cristiana de la comunidad que se fundaba. Hasta entonces, no había existido, que se conozca, en la historia de la Semana Santa oriolana, ninguna Cofradía, Hermandad o procesión referente a la Resurrección de Cristo.

Procesionó por primera vez en mil novecientos ochenta y ocho, desde la iglesia de San Agustín, sede de la Hermandad. Este templo está ubicado en el casco histórico de la ciudad, declarado por el Estado CONJUNTO HISTORICO-ARTISTICO, teniendo su origen en el año 1390, y está catalogado como EDIFICIO DE PROTECCION INTEGRAL, actualmente cerrado, pendiente de restauración.

La Hermandad de la Resurrección cuenta, desde 1990, con himno propio, gracias a la composición “EL RESUCITADO”, realizada desinteresadamente para tal fin por el prestigioso músico, Director de la Banda de la Guardia Real, Don Francisco Grau Vegara. Se interpreta tras la imagen del Salvador Resucitado en la procesión de la Resurrección de cada año. Esta composición está grabada en el disco compacto “MOTIVOS MUSICALES DE LA SEMANA SANTA DE ORIHUELA”, Radiotelevisión Española. 1995, que llevaron a cabo  la Unión Lírica Orcelitana y los Cantores de la Primitiva Pasión “Federico Rogel”, siendo interpretada por la Banda de Música “Unión Lírica Orcelitana” de Orihuela.

Las hermanas y hermanos de la Resurrección visten túnica blanca, con la cara descubierta, portando cirios de cera con los símbolos del Cirio Pascual y no pueden repartir nada en la procesión.

Los niños reparten monicas de Pascua con chocolate y llevan pequeñas campanas, como símbolos de la alegría por la Resurrección de Jesús.

Dolorosa de Salzillo
Es importante destacar la presencia en la procesión del Cirio Pascual, encendido previamente en la Vigilia Pascual que celebra la Hermandad a las 23 horas, y que es llevado por el Hermano Mayor.

La Hermandad cuenta desde  el año 1997 con un tercio de tambores, con un toque propio, que acompaña al Cirio Pascual en la procesión; además, participa en el Traslado en romería de la Virgen Dolorosa, de Francisco Salzillo, el Viernes Santo, a las 12´ 30 horas, desde el Monasterio de San Juan de la Penitencia de las R.R.Clarisas hasta la iglesia de Santas Justa y Rufina, interpretando durante el recorrido un toque especial, también propio.


Un acto muy significativo y de enorme popularidad es el Santo Encuentro, que lo protagonizan las imágenes del Salvador Resucitado y la Stma. Virgen Dolorosa, que significa el encuentro de Jesús Resucitado con su Iglesia, representada por María, Madre de la Iglesia. En este emotivo acto, un niño de la Hermandad, elegido por sorteo, es el encargado, tras el cese de las músicas, de quitarle  a la Dolorosa el puñal de dolor que lleva clavado en el pecho.

Retirada del puñal

La Hermandad celebra la Vigilia Pascual el Sábado Santo, a las 23 horas, saliendo en procesión seguidamente, a las 0´30 horas, ya madrugada del Domingo de Resurrección.

Desde el año 2001 se celebra en la mañana del Domingo de Resurrección, una Tamborada, para celebrar la Resurrección de Jesús y para acompañar a la imagen de la Dolorosa en su traslado a su Monasterio. A esta Tamborada puede acudir cualquier persona que lo desee, acompañada de un tambor.

El tres de Julio de mil novecientos noventa y ocho, el Papa Juan Pablo II otorgó a la Hermandad de la Resurrección su Bendición Apostólica, por la ayuda prestada a la Leprosería de Culión (Filipinas). La normativa interna de la Hermandad le obliga a ayudar de modo permanente al necesitado.


La Talla del Salvador Resucitado es anónima del Siglo XVII, tiene una altura de 117cm y es propiedad del Cabildo Catedral de Orihuela. Antes de ser Titular de la Hermandad se encontraba en el museo diocesano de arte sacro. Es la Imagen más antigua de la Semana Santa oriolana junto con "La Diablesa". 

En el año 1991 se traslada, la Imagen, a la Iglesia de las Santas Justa y Rufina y desde ese año recibe cultos en este lugar. 



El profesor de arte Don Enrique Uceda García, ha afirmado de esta imagen:

“Podemos admirar una imagen veraz, equilibrada y serena de Cristo Salvador, de talla policromada muy sencilla”.

“El rostro trasluce iluminación interior tras el triunfo sobre la muerte. La boca entreabierta junto al gesto de la mano derecha levantada nos comunica con rotundidad la realidad de que Cristo ha vencido”.

“Esta talla policromada en tonos mates muestra a través de su conseguido modelado la superficie de la figura, notándose la carne y obteniendo calidades artísticas”.

“La túnica dorada y colorada se ornamenta con magníficas flores, al sujetarse en torno al cuello origina múltiples pliegues, consiguiendo efectos pictóricos y dando mayor consistencia y elegancia a esta figura”.

El trono actual es obra de los oriolanos Ricardo Cánovas Pérez y Víctor Sánchez Balaguer. Es portado a hombros por los hermanos de la Resurrección.

Existe una reproducción de esta imagen del Salvador Resucitado en la Iglesia Ntra.Sra.de la Merced, Museo de Semana Santa de Orihuela, realizada para la Hermandad de la Resurrección por Artesanía Cánovas. La peana es de madera, siendo su autor Jesús Esquer Cuenca y el banderín realizado por Virginia Martínez Ruiz, Hermana Fundadora. Año 2003. Esta imagen fue bendecida, en la Iglesia de Ntra.Sra. de la Merced, por D.Miguel Riquelme Pomares.



miércoles, 14 de mayo de 2014

CONSEJO LOCAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS - JUEVES EUCARÍSTICOS




El Consejo Local de Hermandades y Cofradías, en colaboración con Hermandades y Grupos sacramentales de la Ciudad, nos vuelve a convocar para celebrar los Jueves Eucarísticos, en preparación para la Festividad del Corpus Cristi. 

En esta Ocasión se celebrará mañana jueves 15 de mayo de 2014, en la Parroquia de San Sebastián, con Eucaristía a las 20h y, al finalizar, Exposición y Adoración del Santísimo. 

Desde nuestra Hermandad animamos a todos los hermanos y fieles a participar de este acto.  



martes, 13 de mayo de 2014

LA VIRGEN MARÍA SEGÚN... 


VIRGEN DE FÁTIMA

La Virgen de Fátima (también llamada Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora del Rosario de Fátima, o Nossa Senhora de Fátima en portugués) es una advocación con que se venera en el catolicismo a María, madre de Jesús. La misma se originó en una serie de apariciones que tres niños pastores, Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto afirmaron haber tenido en Fátima entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917,Nota 1 las que confirieron fama mundial a esta advocación.

Adicionalmente, se atribuyó a los acontecimientos y mensajes de Fátima componentes proféticos y escatológicos, en particular con respecto a una posible guerra mundial, a la conversión de la Rusia soviética, y al intento de asesinato de Juan Pablo II.

Considerado uno de los centros de peregrinación popular más importantes del mundo, el santuario de Fátima edificado en el lugar recibió 7,3 millones de peregrinos en el año 2011.


HISTORIA

1916



Tres niños pastores analfabetos, Lucía dos Santos, de diez años, y sus primos, Jacinta y Francisco Marto, de seis y nueve años respectivamente, señalaron que, mientras pastoreaban sus ovejas en la primavera y el verano de 1916, experimentaron una presencia angélica en tres ocasiones distintas, en la cueva Loca do Cabeço. Este «Ángel de paz», tal como ellos lo llamaron, les enseñaría a rezar oraciones específicas para pedir la conversión de los pecadores, les introduciría en la práctica del sacrificio cotidiano y del culto de adoración a Dios en la eucaristía. En su narración, los niños manifestaron considerar todo esto como una preparación para las visitas de la Virgen María que, en sus propias palabras, tuvieron lugar entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917.



De mayo a septiembre 1917

El domingo 13 de mayo de 1917, los tres niños fueron a pastorear sus ovejas como de costumbre, a un lugar conocido como Cova da Iria, cerca de su pueblo natal de Fátima en Portugal. Lucía describió haber visto, en una encina, a una mujer «más brillante que el sol», vestida de blanco, con un manto con bordes dorados y con un rosario en las manos, que les pidió que retornaran el mismo día y a la misma hora durante cinco meses consecutivos, encomendándoles el rezo del rosario. Francisco declaró no escuchar ni hablar con la Señora, sino solo verla. Asombrados, corrieron de regreso a su pueblo y lo dijeron a todos, pero muchos de sus habitantes —incluyendo los padres de Lucía— no les dieron crédito. En cambio, los padres de Jacinta y Francisco les creyeron y resguardaron en todo momento.

Los niños informaron más apariciones que tuvieron lugar el día trece de los meses de junio y julio. Desde la segunda aparición en junio, declararon que se les habría anunciado las prontas muertes de Jacinta y Francisco, las que de hecho sucedieron en menos de tres años. En los mensajes que los niños transmitían, la Virgen exhortaba al arrepentimiento, a la conversión y a la práctica de la oración y la penitencia como camino de reparación por los pecados de la Humanidad. Paulatinamente, los niños experimentaron una transformación profunda, basada en la práctica de la oración y de ejercicios de piedad. Como forma de disciplinarse, los niños comenzaron a llevar cordones apretados alrededor de la cintura y a realizar distintas obras de penitencia o mortificación.

Algunos de los mensajes transmitidos por los niños presagiaban guerras y calamidades en el mundo. Según el relato de Lucía, el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima les fue confiado a los niños el llamado «secreto de Fátima», dado a conocer en su totalidad por la Santa Sede durante el pontificado de Juan Pablo II. Después del relato de la tercera aparición que incluyó la revelación del «secreto de Fátima», los niños fueron secuestrados por mandato del alcalde de Vila Nova de Ourém y sometidos a castigos físicos con el objetivo de que revelaran el contenido de ese mensaje.

En posteriores retornos los niños fueron seguidos por miles de personas que se concentraban en el lugar. Entre las recomendaciones, según los testimonios de los niños, la Virgen hizo hincapié en la importancia del rezo del Rosario para la conversión de los pecadores y del mundo entero. La Virgen también habría pedido la construcción de una capilla en el lugar, capilla que fue el germen del actual santuario.

13 de octubre de 1917

Según los escritos de Lucía, la última aparición de la Virgen a los tres pastorcitos tuvo lugar el 13 de octubre de 1917, día en que se produjo el llamado «milagro del sol», presenciado por 70.000 personas, entre ellos periodistas y personalidades consideradas "librepensadores" de la época, que quedaron estupefactos ante el hecho. El periodista Avelino de Almeida, del diario liberal y anticlerical O seculo, repitió reiteradamente en su relato: "yo lo he visto... yo lo he visto".

Cronología posterior

Los hechos que tuvieron lugar en Fátima luego de 1917 pueden resumirse en la cronología siguiente:

28 de abril de 1919, se inicia la construcción de la Capilla de las apariciones.
13 de octubre de 1921, se permite por primera vez celebrar la Santa Misa.
13 de octubre de 1930, el obispo de Leiria declara dignas de fe las apariciones y autoriza el culto de Nuestra Señora de Fátima.
13 de mayo de 1931, primera consagración de Portugal al Inmaculado Corazón de María, hecha por el Episcopado portugués, siguiendo el mensaje de Fátima.
31 de octubre de 1942, el Papa Pío XII, hablando en portugués por la radio, consagra el mundo al Inmaculado Corazón de María, haciendo mención velada de Rusia, según pedido por Nuestra Señora.
13 de mayo de 1946, la estatua de Nuestra Señora de Fátima ubicada en la capilla es coronada por el cardenal Marsella, legado pontificio. La corona fue ofrecida por las mujeres portuguesas en agradecimiento por haber librado a Portugal de la Segunda Guerra Mundial.
13 de mayo de 1967, el Papa Pablo VI viaja a Fátima en el cincuentenario de la primera aparición para pedir la paz del mundo y la unidad de la Iglesia.
12 y 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II viaja a Fátima como peregrino para agradecer el haber salido bien del atentado sufrido exactamente un año antes en la plaza de San Pedro y consagra la Iglesia, los hombres y los pueblos, al Inmaculado Corazón de María, haciendo veladamente mención de Rusia.
25 de marzo de 1984, el Papa Juan Pablo II consagra una vez más, el mundo al Inmaculado Corazón de María, en unión con todos los obispos del mundo que previamente habían sido notificados para que se uniesen con Su Santidad en esta consagración, en la plaza de San Pedro, delante de la Imagen de la Virgen. Más tarde Lucía asegura que esta consagración satisface la petición hecha por la Virgen.
Los días 12 y 13 de mayo de 1991, el Papa Juan Pablo II vuelve a Fátima por segunda vez como peregrino, en el décimo aniversario de su atentado.

Interior de la Basílica del Santuario de Fátima

El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II, en su tercera visita a Fátima y ante una multitud de peregrinos, beatifica a Francisco y Jacinta y revela la tercera parte del secreto de Fátima. El Papa insiste en la importancia de los mensajes y en la santidad de los niños. Los presenta como ejemplo de oración, amor y penitencia.





sábado, 10 de mayo de 2014

LA RESURRECCIÓN EN EL ARTE


Cristo Resucitado se aparece a su Madre

En el mes mariano por excelencia, traemos a comentar una obra donde Cristo Resucitado se encuentra con su Madre. Pintada al óleo por el autor gótico flamenco Roger Van der Weyden en torno a 1442, la obra forma parte de un retablo compuesto por tres paneles que el rey Juan II de Castilla donó a la Cartuja de Miraflores, cerca de Burgos. Actualmente es propiedad de la Gemäldegalerie de Berlín.

Este artista llegó a ser el más influyente del Norte de Europa durante el siglo XV. Inició su carrera junto a Robert Campín (Maestro de Flémalle) llegando a ser todo un virtuoso del volumen, el claro-oscuro, el detalle y la idealización del retrato. Su estilo moderno para la época, le reportó una amplia fama que llegó a todos los rincones de Europa. Sus obras rebosan expresividad y suelen contar con una fuerte carga dramática. Se preocupó de representar con bastante realismo los sentimientos y sensaciones de sus personajes. Cuidaba bastante la composición de la escena y la iconografía. Su obra fue evolucionando desde el gótico hierático hacia las líneas sinuosas y fluidas, como se pueden observar en los cuerpos y los ropajes.

El tema central de todo el retablo es la Virgen María y su relación con Cristo. En el panel izquierdo, la Virgen está orando ante el Niño en el portal; en el central, forma una Piedad junto a Cristo muerto en su regazo; y en el de la derecha (éste del que tratamos), Cristo se aparece para poner fin a su dolor. Dios nace hecho hombre, muere en la Cruz para remisión de nuestros pecados y, finalmente, invita a María a participar de forma directa en la historia de la salvación. María, la Nueva Eva, que redime a la humanidad del Pecado Original y restaura, corredentora, la Antigua Alianza. 

El pasaje que recoge la presente obra no es narrada por ninguno de los evangelistas. No así lo que acontece al fondo, en el que se representa la Resurrección de Jesús ante la sorpresa de los soldados que custodiaban el sepulcro. De camino se puede ver a las mujeres que llevan ungüentos y perfumes para el cuerpo de Cristo. La cercanía entre la tumba y la casa de María indican que el autor quiso representar que Cristo se apareció primero a su madre, como regalo por su fidelidad y amor.


La escena principal tiene lugar en el interior de una pequeña habitación definida por dos columnas que se prolongan hacia un edificio mayor cubierto por una bóveda ojival que encierra el “espacio sagrado”. María, con un tocado blanco y un amplio manto azul, interrumpe su rezo del libro de las horas, que queda cerrado sobre un banco de madera, sorprendida, como así lo demuestran sus manos, por la aparición de su hijo resucitado envuelto en un manto rojo y que le enseña las llagas de pies y manos. Las mejillas de María aparecen surcadas por varias lágrimas de emoción. La escena está circunscrita por un arco de medio punto con una serie de pequeñas escenas acogidas bajo doseletes que refieren distintos pasajes de la vida de María, y las figuras de San Juan y San Pablo. Sobre la clave del arco, un pequeño ángel sostiene la corona de la Victoria y un pergamino. Además toda la orla del manto de María está recorrida por los versos del Magníficat. 

El marco original debió de ser similar al actual pero no en color oro. El color debería haber sido similar al de los arcos pintados, por lo que el marco de verdad parecería una continuación de la estructura arquitectónica pintada, aumentando así la ilusión óptica. Frente a la simetría de los elementos arquitectónicos, las dos figuras cortan diagonalmente el espacio, encontrándose las miradas en el centro del mismo. Los elementos de la composición giran en torno al centro geométrico. El rojo, cálido y vertical del manto de Cristo; el azul, frío y triangular del de María; las manos de ambos en perfecto equilibrio. Y la actitud de Cristo que avanza hacia María, su madre, en un reposo contenido.


Iván García de Quirós.



viernes, 9 de mayo de 2014

GRAN CENA DE FERIA


Ya se acerca la Feria de Primavera y del Vino Fino de nuestra Ciudad. 

Nuestra Hermandad se prepara para trasladarse al recinto ferial durante seis días de fiestas y convivencias. 

La primera de las convivencias será el día de la Velada, el miércoles 21 de Mayo de 2014, a partir de las 22h aproximadamente, tras el alumbrado, en nuestra caseta La Misma Gloria, donde celebraremos la tradicional cena de Hermandad. 

Os dejamos el menú y precio en este cartel que hemos realizado y si estás interesado puedes ponerte en contacto con nuestro Tesorero, D. Sergio Matiola González, en el teléfono 686 632 145 o con nuestro hermano D. José Manuel Alonso, en el teléfono 600 225 625. 

Recuerda que puedes venir acompañado por familiares y/o amigos.  


¡COMIENZA LA FERIA EN LA MISMA GLORIA!





miércoles, 7 de mayo de 2014

CONSEJO LOCAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS




El Consejo Local de Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad nos informa que el próximo viernes 9 de mayo de 2014, se celebrará una charla de formación en la Parroquia de San Francisco, dando comienzo a las 21h. 

La Charla lleva por título "Rezo del Santo Rosario, como descubrimiento del Evangelio" y su ponente será el Asistente Eclesiástico del Consejo Local, D. Antonio Olmos Civantos, S.J. 



lunes, 5 de mayo de 2014

LA VIRGEN MARÍA SEGÚN UN CATEQUISTA



Quiero empezar agradeciendo a la Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría, el haberme invitado a participar en este conjunto de artículos sobre la Virgen María, enmarcados dentro de este mes de Mayo, que tradicionalmente la Iglesia ha dedicado a venerar de un modo especial a nuestra Bendita Madre.

Me parece muy aceptado el hecho de tratar la figura de la Santísima Virgen desde visiones diferentes, pero seguro que serán complementarias y nos podrán permitir presentar de una forma global a Nuestra Madre. 
Pidiéndoseme hacerlo desde el punto de vista de la catequesis, me ceñiré en este articulo a ese enfoque, dejando a un lado otros aspectos importantes y profundos de mi visión personal y devoción a la Santísima Madre de Dios.

Primeramente, debemos definir la catequesis como el proceso de formación cristiana integral y fundamental en el cual se capacita a los cristianos para entender, celebrar y vivir el Evangelio dentro de la Iglesia, teniendo como meta la confesión de la fe. 

Dentro de este proceso de formación y acompañamiento, la Virgen María aparece como modelo y ejemplo de creyente y discípula del Señor. María es ante todo la mujer que cree en la Palabra del Señor, que asume la misión para la que es elegida por Dios y la acepta con una confianza plena en la voluntad del Padre.

La fe de María es lo nuclear y central de su misión como Madre del Salvador, es la fe en la Palabra de Dios lo que le hace concebir “sin conocer a varón”, es decir, contra toda lógica humana, poniéndose enteramente en las manos del Señor. Es esta fe y esta postura de mujer creyente profunda, la que le lleva a “guardar en el corazón” todo aquello que se decía del Niño y no podía comprender. Recordemos el momento de la adoración de los pastores y de los magos, la profecía de Simeón durante la presentación en el Templo, el dramático episodio de la persecución de por parte de Herodes y la obligada huida a Egipto, o cuando el Hijo se pierde y lo encuentran discutiendo con los doctores de la Ley en el interior del Templo. Todo esto la Santísima Virgen lo meditaba y lo oraba en lo profundo de su ser, poniendo todos estos acontecimientos y el conjunto de su vida en manos del Padre.

Este aspecto de creyente en la Palabra de Dios tiene, en el Evangelio, un texto central como es la proclamación en labios de la Bendita Virgen María del gran canto de alegría y alabanza al Señor: el Magníficat. En este canto, la Virgen expresa con gran júbilo como Dios cumple siempre con sus promesas y atiende en todo momento las suplicas de aquellos cuyo corazón está puesto sólo en Él y no en el dinero, el poder o el prestigio. Ella lo puede proclamar después de experimentar como el Padre la alienta y sostiene en todo momento; y como por su fe y fidelidad a la voluntad del Señor, es constituida como Madre de Dios.

La Virgen María también es la gran discípula del Hijo, al que sigue hasta el final. Asume como propia la misión redentora de Jesucristo y sus consecuencias. El texto del Evangelio de San Juan la sitúa en el Calvario, utilizando una fórmula que indica literalmente que la Santísima Virgen María “estaba de pie” junto a la cruz de Cristo. Es decir, la Madre de Dios asumía la Muerte del Hijo, padecía junto a Él, unía su destino al Hijo. En definitiva, con esta presencia “de pie” estaba proclamando aquello que dijo el propio Jesús durante su vida pública “mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra del Padre y la cumplen”. Por eso la Iglesia la considera, junto a Jesucristo, como corredentora del género humano.

También, junto a la Cruz, Cristo proclama la otra gran misión de la Virgen María, Ella, además de ser la Madre de Dios, es la Madre de cada uno de los discípulos del Señor y es la Madre de la Iglesia. En el Libro de los Hechos de los Apóstoles aparece junto a los primeros cristianos orando con ellos, sosteniéndoles y aminándoles. Incluso en Pentecostés, que es considerado como el acontecimiento fundacional de la Iglesia, la Virgen María aparece en oración junto a los apóstoles.

Personalmente hay un texto en el Evangelio que particularmente me gusta al considerar que resume magistralmente la visión de la Virgen María que he intentado exponer. Se trata del texto conocido como el de “las bodas de Caná”, en el cual, y sin pretender desgranar todo su gran contenido teológico y exegético, podemos ver perfectamente como María, por un lado asume su doble maternidad como Madre de Dios y Madre nuestra e intercede ante el Hijo poniendo en sus manos nuestras necesidades “no tienen vino”; y al mismo tiempo se refleja la imagen de la Virgen como modelo de creyente y de discípula, mostrándonos el camino para la Salvación “haced lo que Él os diga”.


Francisco Manuel Natera Turrillo



domingo, 4 de mayo de 2014

SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ


Ángela Guerrero González, Sor Ángela de la Cruz, Madre de los pobres, nació el 30 de enero de 1846 en Sevilla en el seno de una familia sencilla. Sus padres, Francisco Guerrero y Josefa González, tuvieron catorce hijos, pero sólo seis llegaron a mayores de edad a causa de la terrible mortalidad infantil, aún persistente durante todo el s. XIX.

Sus padres eran—hasta la exclaustración de los religiosos en 1836—los cocineros del Convento de los Padres Teatinos de Sevilla. Su padre murió pronto. Sin embargo la madre llegara a ver la obra de su hija, y las Hermanitas de la Cruz la llamaran con el dulce nombre de "la abuelita" y quedaran admiradas de las muchas virtudes que florecían en el jardín de su alma. Ella supo transplantarlas al jardín del alma de su hija Ángela. Se dice que un día, siendo aun muy pequeña, desapareció y todos la buscaron. Todos menos su madre que enseguida adivinó donde estaba: en la iglesia. Allí la encontraron rezando y recorriendo los altares. Ya mayor dirá: "Yo, todo el tiempo que podía, lo pasaba en la iglesia, echándome bendiciones de altar como hacen las chiquillas".

Por carecer de recursos, apenas puede aprender a leer y escribir. Ángela, que crecía en un piadoso ambiente familiar, pronto daría cumplidas pruebas de bondad natural. Ya de joven, nadie osaba hablar mal o pronunciar blasfemias en su presencia. Si hablaban algo menos puro, al verla llegar, decían, cambiando de conversación: "Callad, que viene Angelita".

Ángela necesita trabajar desde los doce años para ayudar a su familia, cuando apenas ha tenido ocasión de asistir a la escuela: en el taller de calzado de doña Antonia Maldonado, donde trabajó durante algún tiempo como zapatera. Dña. Antonia estaba encantada de ella y exhortaba a las demás a que la imitaran. Hacia rezar el rosario y rendían mas que antes.

El Padre Torres Padilla era muy amigo de la familia donde trabajaba como zapatera. Le habían hablado de la maravilla de aquella joven.

De 1862 a 1865, Ángela, que asombra por sus virtudes a cuantos la conocen, reparte su jornada entre su casa, el taller, las iglesias donde reza y los hogares pobres que visita. En 1865 se cierne una oleada de cólera sobre Sevilla que azota a las familias pobres hacinadas en los "corrales de vecindad". Ángela se multiplica para poder ayudar a estos hombres, mujeres y niños castigados tan duramente por la miseria. Y en ese mismo año pone en conocimiento de su confesor, el padre Torres, su voluntad de "meterse a monja". Cuenta ahora con diecinueve años.

Quiso entrar en las Carmelitas Descalzas del barrio de Santa Cruz de Sevilla, aunque no la admitieron por temor a que no pudiera soportar los duros menesteres del convento en su cuerpo menudo y débil. 

Después ingresó en las Hermanas de la Caridad. Llegó a vestir el habito, pero hubo de salir del convento al enfermar. Viendo que no podía ser monja en el convento, se dijo a si misma: "Seré monja en el mundo" e hizo los Votos religiosos. Un billete de 1º de noviembre de 1871 nos revela que "María de los Ángeles Guerrero, a los pies de Cristo Crucificado" promete vivir conforme a los consejos evangélicos: ya que le ha fallado ser monja en el convento, será monja fuera. Dos años más tarde, Ángela pone en manos del doctor Torres Padilla unas reflexiones personales en las que se propone, no vivir siguiendo a Jesús con la cruz de su vida, sino vivir permanentemente clavada en ella junto a Jesús. De ahora en adelante se llamará Ángela de la Cruz.

Ángela comienza a afirmarse en una idea que le ha venido con fuerza: "hay que hacerse pobre con los pobres".

En invierno de 1873 Ángela formula votos perpetuos fuera del claustro, y por el voto de obediencia queda unida al padre Torres. Pero su mente y su corazón inquietos comienzan a "reinar" en una idea que continuamente le asalta: formar la "Compañía de la Cruz". Obstinada en su empeño el 17 de enero de 1875 comienza a trazar su proyecto, que, como toda obra noble, se verá colmado por el éxito, más ante los ojos de Dios que ante los ojos de los hombres.

Ángela ha encontrado tres compañeras: Josefa de la Peña, una terciaria franciscano "pudiente", que ha decidido dar el paso que su contacto con los pobres le está pidiendo; Juana María Castro y Juana Magadán, dos jóvenes pobres, sencillas y buenas. Con el dinero de Josefa Peña alquilan su "convento": un cuartito con derecho a cocina en la casa número 13 de la calle San Luis de Sevilla, y desde allí organizan su servicio de asistencia a los necesitados a lo largo del día y de la noche. Poco después se trasladan al número 8 de la calle Hombre de Piedra, y comienzan a adquirir notable consistencia en el clima religioso de Sevilla. Estrenan hábito y sus compañeras comienzan a llamarle "Madre", cuando aún no se ha borrado de su rostro la primavera de la niñez. Entre duras penitencias y mortificaciones, fieles a la causa de los pobres, consiguen obtener en 1876 la admisión y bendición del Cardenal Spinola. 

Todo el resto de su vida estaría marcado por el signo doliente de la Cruz, pero también por la felicidad de quien se siente "luz en el mundo mostrando una razón para vivir". La Compañía va a crecer, y con ella el agradecimiento del pueblo sevillano y de todos los rincones de Andalucía a donde llega el espíritu de Sor Ángela. Como afirma José María Javierre en su preciosa obra Madre de los pobres: 'Que yo sepa, es el único caso en el mundo. Existe una ciudad donde pronunciáis el nombre de una persona y todos los habitantes, todos, sonríen: -Era buena, era una santa."

La siguen bastantes jóvenes y mayores que quieren imitar a Sor Ángela y seguir su mismo genero de vida. Todos caben en sus casas. La austeridad será nota distintiva de sus casas. Roma da aprobación a su Obra. 

La muerte le sorprendió con las manos llenas de amor, pero vacías de entregar a los demás su vida hecha dulzura, milagro cotidiano de luz. A las tres menos veinte de la madrugada del día 2 de marzo de 1932 alzó el busto, levantó los brazos hacia el cielo, abrió los ojos, esbozó una dulce sonrisa, suspiró tres veces y se apagó para siempre. El día 28 de julio del anterior año había perdido el habla. Sus últimas palabras habían sido: "No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera......"

El Ayuntamiento republicano de Sevilla celebra sesión extraordinaria para dar carácter oficial a los elogios dé Sor Ángela. El alcalde pone a votación que se cambie el nombre de la calle Alcázares por Sor Ángela de la Cruz. El Papa Juan Pablo la beatificó en Sevilla el 5 de noviembre de 1982, proclamándola Santa el 4 de mayo de 2003. El Ayuntamiento de Sevilla ha rotulado de nuevo la calle que lleva su nombre por el de Santa Ángela de la Cruz. 


Datos extraídos de
www.santaangeladelacruz.es



sábado, 3 de mayo de 2014

MES DE MAYO, MES DE MARÍA


Siempre se ha dicho que el mes de mayo es el mes de la Virgen. Durante este mes se celebran muchas festividades relacionadas con María, como la de la Virgen de Fátima o María Auxiliadora. 

Desde este blog le queremos dar la importancia que tiene la Virgen María para el cristiano y dentro de nuestras cofradías. 

Por este motivo veremos distintos artículos en una sección que denominaremos La Virgen María según..., además de artículos específicos de estas festividades ya indicadas. Daremos a conocer un poco a nuestra madre.  

El primero de los artículos será el próximo lunes. 

Fotografía de Mario Jaén