miércoles, 24 de junio de 2015

ENCÍCLICA PAPAL


"no se puede amar a Dios sin amar a la naturaleza y a los más desfavorecidos"



El papa Francisco sorprende con una encíclica de gran densidad religiosa e intelectual. 

Hay capítulos perfectamente acordes con la literatura católica más devota y otros, de lectura más interesante para los laicos, que pertenecen al género del ensayo político y económico. 



Empieza con una evocación del santo inspirador de su papado, Francisco de Asís, y específicamente del poema y oración que es el Cántico de las Criaturas y termina con dos plegarias escritas de su mano, la Oración por nuestra tierra y la Oración cristiana con la creación. 

Jorge Bergoglio escogió el nombre de Francisco por el santo de los pobres y ahora se inspira en su filosofía de la naturaleza para esta encíclica ecologista, en la que hermana el cuidado del planeta con la atención a los más desfavorecidos, a los que considera las primeras y más importantes víctimas de las catástrofes originadas por el cambio climático.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario