domingo, 27 de mayo de 2018

SANTÍSIMA TRINIDAD


La Santísima trinidad mirando al mundo. Anónimo. Siglo XVIII

Nos rebelamos a veces contra Dios porque no podemos conocerlo del todo ni comprender las oscuridades de la historia. Dios es un misterio y no debemos extrañarnos. Toda persona lo es y nunca podremos conocerla del todo. Eso no nos impide enamorarnos, ni preocuparnos por los demás hasta dar la vida. 

Dios se nos ha manifestado a lo largo de la historia, y de manera insuperable en Jesús. Se nos ha mostrado como Padre, Dios "por encima de de nosotros", creador y cuidador perenne con ternura de todo lo que existe al que Jesús nos enseñó a llamar "abbá", papá. Se ha mostrado como Hijo encarnado en Jesús, "Dios con nosotros", que bajó hasta los abismos de la existencia humana para encontrarse con los últimos. Se nos ha revelado como Espíritu, "Dios en nosotros", que es siempre origen de nuestras inspiraciones creadoras más bellas y de nuestras entregas más admirables.


Para encontrarnos con la Trinidad y vivir en su misterio, no tenemos que adentrarnos en el vacío y perdernos en la nada, ni buscar en un laberinto de conceptos solo accesible para iniciados, ni esperar a ser perfectos. Nos basta con amar sobre esta tierra nuestra como Jesús en el bautismo.

Benjamín González Buelta, S.J.



No hay comentarios:

Publicar un comentario